Video | Azul: Las cámaras de seguridad de la estación de servicios registraron el tiroteo entre policías

Esas imágenes están incorporadas ahora a la investigación penal que está llevando adelante un fiscal. El funcionario judicial, además, había incautado las armas de fuego utilizadas por los agentes implicados en este hecho, que a la mañana se produjo en la playa de estacionamiento de la YPF situada en el kilómetro 301 de la Ruta 3.


Fuente: Fabián Sotes / Diario El Tiempo de Azul.

La versión más fuerte en torno al confuso episodio que el jueves por la mañana derivó en un tiroteo entre policías de la Federal y uno de la Bonaerense, un hecho donde dos de los efectivos involucrados resultaron heridos de bala y anoche seguían internados, era que desde las dependencias de seguridad a las que pertenecen los agentes estaban trabajando, sobre diferentes pesquisas, para dar con un mismo sujeto.

En ese sentido, información que trascendió desde el Ministerio de Seguridad de la Provincia indicaba que ese hombre que era buscado habría estado en el mismo lugar donde después se produjo el enfrentamiento armado entre los policías: la estación de servicios de la YPF ubicada en el kilómetro 301 de la Ruta Nacional número 3, en jurisdicción de Azul.

Pero imprevistamente, cuando tres agentes de la Delegación Azul de la Policía Federal y uno de la DDI Azul coincidieron en ese lugar, en el playón de estacionamiento se inició entre ellos un tiroteo, ya que ninguno de los involucrados en esta situación se reconoció como lo que son: efectivos de seguridad.

De manera paralela a la investigación penal iniciada desde la Fiscalia con asiento en esta ciudad y perteneciente a la justicia ordinaria; la Auditoría de Asuntos Internos de la Provincia y el Ministerio de Seguridad de la Nación están interviniendo en lo sucedido ayer a la mañana en Azul durante ese tiroteo donde dos policías resultaron heridos de bala.

En ese entonces, los cuatro protagonistas de este incidente estaban vestidos de civil. Además, tampoco andaban en móviles identificables.

Según se supo, todos los policías habían llegado hasta la estación de servicios en búsqueda de ese hombre que -de acuerdo a datos con los que contaban- estaba en ese lugar donde después se terminaron tiroteando entre ellos.

Ese sujeto, según pudo saber Diario El Tiempo, no es oriundo de esta ciudad y está siendo investigado en el marco de una causa por drogas que se está tramitando actualmente desde uno de los juzgados federales con asiento en Azul.

Pero en el lugar no pudo ser hallado. Ni tampoco, según otra versión que circuló, un camión conducido por otro hombre que aparentemente estaría relacionado con ese sujeto al que buscaban al mismo tiempo, aunque sin saber que estaban inmersos en la misma pesquisa, un teniente de la DDI Azul que resultó gravemente herido en el tiroteo y esos tres agentes de la Delegación local de la Federal, uno de los cuales también fue baleado.

Policías de Vial, testigos del tiroteo

De acuerdo con versiones recogidas por EL TIEMPO, el tiroteo se produjo cuando al lugar había llegado también un móvil identificable -un utilitario- del Destacamento de Seguridad Vial Azul perteneciente a la Policía bonaerense.

A modo de apoyo, a ese vehículo con personal lo había solicitado el teniente que desempeña tareas en la DDI Azul y resultó con las lesiones más graves durante lo que fue este intercambio de disparos.

En ese rodado perteneciente a Vial Azul se trasladaban tres efectivos de la dependencia con sede en la Ruta 3 que está ubicada a pocos kilómetros del lugar convertido en escenario de este confuso e insólito episodio. Esos policías fueron testigos del intercambio de disparos que se produjo entre los miembros de la Federal y el de la Bonaerense.

Un tiroteo que, por un lado, tuvo como protagonista al ya mencionado efectivo que desempeña tareas en la DDI Azul y, por el otro, a los tres agentes de la Delegación Azul de la PFA.

Según trascendió, desde la Justicia Federal con asiento en esta ciudad se estaban haciendo “escuchas directas” con la Policía Federal Argentina para dar con ese hombre que era buscado desde tiempo atrás y sobre quien estaba vigente un pedido para su detención.

En esa investigación, al mismo tiempo, al parecer también estaba trabajando la DDI Azul, lo que ayer a la mañana derivó en que al menos un efectivo de la dependencia de seguridad con sede en Belgrano 219 de este medio concurriera a la estación de servicios donde supuestamente estuvo también ese hombre sobre el que pesa un pedido de captura.

Los cuatro policías implicados en esta situación -señalaron a EL TIEMPO fuentes consultadas en el lugar donde el hecho se produjo- no tenían puestos chalecos antibalas cuando se  tirotearon.

Filmaciones y las primeras pericias

Varias horas después a que el hecho se produjo, ambos vehículos en los que andaban los policías, y también el utilitario de Vial Azul, continuaban en el playón de la estación de servicios.

Eso obedecía a las pericias a las que los rodados estaban siendo sometidos en el lugar convertido ayer, cuando era alrededor de la hora ocho, en escenario de este incidente donde resultaron heridos de bala, luego de dispararse entre ellos, el teniente de la DDI Azul y uno de los agentes de la Delegación local de la Policía Federal Argentina.

En el marco del mismo incidente, otro agente de la PFA había sido alcanzado por las esquirlas producidas por algunos de esos balazos que atravesaron la carrocería del auto en el que se movilizaba junto con los demás efectivos de la fuerza, resultando -según lo informado- con excoriaciones por las cuales también tuvo que ser atendido en el Hospital Pintos.

El efectivo de la Bonaerense había llegado hasta la estación de servicios en su automóvil particular: un Volkswagen Bora de color gris.

Los policías de la Federal, en tanto, se movilizaban en un Ford Focus de color azul que le pertenece a esa fuerza de seguridad.

Otra de las versiones que circuló ayer en torno a lo sucedido indicaba que un automóvil de la misma marca al de los policías de la Federal, aunque de diferente color, utilizaba ese sujeto al que estaban buscando. Un hombre que, en medio de la confusión generada por ese tiroteo, finalmente no pudo ser hallado en la estación de servicios.

José Ignacio Calonje, el titular de la UFIE perteneciente al Departamento Judicial Azul, se hizo presente ayer -junto a funcionarios de la Fiscalía a su cargo- en el lugar donde el tiroteo se produjo.

Horas más tarde, al playón de la estación de servicios llegaron también efectivos de la Gendarmería Nacional, provenientes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y de Balcarce, quienes fueron convocados para intervenir en lo ocurrido.

El personal de Gendarmería tuvo a su cargo realizar las primeras pericias en el lugar donde el tiroteo se produjo.

Sobre el piso del estacionamiento podían observarse las balas. Además, en el Ford Focus en el que andaban los efectivos de la Federal, sobre el costado izquierdo del rodado, a simple vista había al menos dos impactos de bala. En ambos casos, tiros que perforaron de lado a lado las puertas delantera y trasera izquierdas del Focus.

de varios testimonios que durante todo el día de ayer habían sido tomados desde la UFIE que está interviniendo en la causa penal que se inició por este tiroteo entre policías, el fiscal Calonje ordenó que las armas de fuego reglamentarias de los efectivos implicados en el hecho fueran incautadas. Y también se secuestraron las pistolas de los tres policías de Vial Azul que habían concurrido a la estación de servicios y presenciaron ese intercambio de disparos entre los agentes de la Federal y el oficial de la DDI Azul.

El tiroteo fue captado por diferentes cámaras de seguridad que están instaladas en la estación de servicios.

Esos registros fílmicos han sido incorporados ahora como una prueba de fundamental importancia a la causa penal que está llevando adelante el fiscal Calonje.

Versiones indicaban que el efectivo de la DDI Azul que resultó herido en su región abdominal efectuó, desde corta distancia, varios tiros con su arma reglamentaria contra los agentes de la Federal. Una situación ocurrida cuando ya había sido alcanzado por un disparo y se encontraba tirado en el piso.

Efectivos de Gendarmería Nacional, cuando ayer a la tarde realizaban las primeras pericias en el Ford Focus en el que se trasladaban los tres policías de la Federal que se tirotearon con uno de la Bonaerense.

Tal lo que ya este diario informara en su edición web, el teniente Primero Diego Coronel, un efectivo de la DDI Azul que tiene 45 años de edad, es uno de los policías que resultó herido en este tiroteo ocurrido ayer a la mañana en el playón de la YPF situada sobre la Ruta 3.

Además del balazo que afectó sus intestinos y por el cual, no bien fue ingresado al Hospital Pintos, tuvo que ser sometido a una intervención quirúrgica, se informó que el policía azuleño presentaba otro disparo en la zona de los glúteos.

Permanecía en Terapia Intensiva. De manera estable y ya sin asistencia respiratoria. Poco antes de la hora 15 de ayer había sido trasladado desde el área de Quirófanos al sector del centro asistencial municipal donde anoche continuaba internado.

El cabo de la Policía Federal que presentaba diferentes disparos por impactos de bala en sus extremidades inferiores es oriundo de Azul, se llama Sergio Raúl Ferreyra y tiene 32 años de edad.

Era quien anoche, en el marco de un operativo que fuera dispuesto a tal efecto, iba a ser trasladado desde el Hospital Pintos al Churruca, el centro asistencial porteño.

Un disparo con orificio de entrada y salida en una de sus rodillas; otro en el pie izquierdo -sólo con orificio de entrada- y un tercero, que atravesó su pie derecho, eran las heridas que presentaba a causa de ese tiroteo que protagonizó.

Al igual que Ferreyra, son agentes de la Federal que desempeñan tareas en la Delegación Azul los demás policías implicados en este enfrentamiento armado.

Uno de ellos, identificado como Mauricio Marcolongo, tiene 27 años y también es nacido en Azul.

En el hecho había resultado con excoriaciones que no implicaron que sufriera heridas de gravedad.

Un vocero allegado a la investigación que se está llevando adelante señaló a este diario que las heridas que sufrió estaban localizadas en sus pantorrillas. También, que fueron provocadas por pequeños trozos de metal, a causa de la “deflagración” de los proyectiles que atravesaron la carrocería del Ford Focus en el que se trasladaba junto a sus dos compañeros.

En tanto, el policía de la Federal que resultó ileso en este tiroteo es oriundo de la provincia de Tucumán.

Tiempo atrás, desde la fuerza de seguridad a la que pertenece, había sido dispuesto que llegara a Azul para desempeñar tareas en la Delegación con sede en la calle Belgrano.

De 23 años de edad, se llama Matías Quiroga.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...