Redefiniendo el papel del Estado, la descentralizado política


Luis Gotte / La pequeña trinchera / Co-autor de “Buenos Ayres Humana, la hora de tu comunidad” Ed Fabro, 2022; y “Buenos Ayres Humana II, la hora de tus Intendentes” 2024. En preparación “Buenos Ayres Humana III, la hora del regionalismo municipal” / luisgotte@gmail.com 

El constante debate en torno al papel y la estructura de los aparatos del Estado en la comunidad contemporánea ha adquirido una relevancia crucial debido a los desafíos que enfrentamos en nuestra organización político-social. En este contexto, se destaca la dualidad centralismo/intervencionismo y descentralización/subsidiariedad (en términos históricos diríamos unitarismo o federalismo), dos enfoques dominantes del panorama político argentino, generando la necesidad de explorar modelos alternativos capaces de responder a las demandas de legitimidad y enfrentar la crisis económica y social derivada del agotamiento del régimen centralista imperante desde 1861, a pesar de lo dispuesto por nuestra Ley Suprema en su art. 1°.

El centralismo, basado en esquemas del pasado, intenta mejorar la eficiencia del estado a través de reformas administrativas sin modificar sustancialmente su relación con la comunidad. Por lo tanto, sus políticas públicas siguen arrojando resultados limitados, debido en parte a una comprensión inadecuada de las complejidades de las organizaciones públicas con lo privado y lo civil y a estrategias poco efectivas para operar en una realidad tan dinámica como las del S.XXI. Por otro lado, al adoptarse un régimen de carácter liberal, sin modificar el diseño centralista de poder, se ha promovido un estado mínimo, fundamentado en la desregulación y la privatización, ignorando la necesidad de satisfacer las demandas sociales y preservar la estabilidad política.

Ante estas restricciones y limitaciones, surge el concepto de Estado descentralizado como un nuevo paradigma que busca redefinir la relación entre lo público y lo privado. Este modelo implica un sistema complejo de instancias estatales interrelacionadas, donde el poder y los recursos se distribuyen para permitir una interacción más directa con la comunidad. En este marco, los gobiernos municipales, provinciales y nacional desempeñan roles complementarios, cada uno con responsabilidades específicas en la formulación y ejecución de políticas públicas de carácter eminentemente federal.

El Estado descentralizado no solo vigoriza la democracia, la república y el federalismo, también, fortalece a la comunidad civil, limita el régimen presidencialista, promueve la participación vecinal y contribuye al desarrollo económico al movilizar recursos y promover emprendimientos regionales. Sin embargo, la descentralización enfrenta desafíos, como la resistencia de los intereses centralistas y el riesgo de desnaturalizar su objetivo al servicio del status quo.

A pesar de estos obstáculos, la descentralización política se presenta como una vía razonable para abordar los problemas actuales de la comunidad civil y los aparatos del estado. Su implementación política, garantizada por nuestra Ley Suprema, requiere un amplio consenso social y capacidades técnicas para superar obstáculos y aprovechar oportunidades.

En este escenario, resulta imperativo reorganizar al Estado provincial bonaerense, descentralizando, descongestionando y desburocratizando sus órganos administrativos, optimizándolos para una administración pública más eficiente, transparente y orientada a constituir un Estado más ágil, cercano y comprometido con el bienestar de los bonaerenses. Este enfoque permite una gestión más eficiente y coordinada de los recursos públicos, al tiempo que simplifica los procedimientos administrativos y reduce la burocracia y los costos operativos.

En última instancia, el Estado provincial bonaerense descentralizado y descongestionado, dentro de un esquema regionalista, representa un intento de resolver las tensiones entre unitarismo y federalismo, buscando un equilibrio que garantice tanto la eficiencia del estado como la satisfacción de las necesidades sociales y la consolidación democrática. En este sentido, se destaca la importancia de explorar y promover modelos de gobierno innovadores que puedan adaptarse a las demandas cambiantes de nuestra comunidad en constante evolución.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...