Conoce las normas básicas del Texas Holdem en esta guía

En la actualidad, el Texas Holdem es una de las variantes más populares y demandadas dentro del póker. Es una alternativa que puede ser disfrutada tanto por profesionales como por aficionados. Para ser desarrollado necesita de astucia, habilidad estratégica y un buen conocimiento de las reglas que hacen que el juego funcione. Por eso, en esta ocasión queremos contarte todo lo que tienes que saber sobre las normas y reglas básicas de esta popular alternativa de póker.

Los objetivos del juego

Lo primero que debemos comprender tiene que ver con los objetivos del póker Texas Holdem. Lo que esta modalidad busca es formar la mejor combinación de cartas posible, usando para eso las dos cartas privadas que se reparten inicialmente a cada jugador, como así también las cinco cartas comunitarias que se comparten en la mesa. Resuelto esto, la mano más alta es la que gana el bote. El bote, por su parte, es el premio acumulado de fichas que los jugadores están apostando.

Entendiendo lo anterior, para jugar al Texas Holdem, las cartas privadas que cada jugador recibe son normalmente llamadas “hole cards” o “cartas de mano”. Las mismas son repartidas boca abajo. Posteriormente, lo que se hace es revelar cinco cartas comunitarias que se entregan en tres fases. Primero tres cartas que se llaman “flop”, después una carta individual que se llama “turn” y, por último, una carta llamada “river”.

Cuando las cartas han sido repartidas, los jugadores pueden usarlas junto con sus dos cartas privadas para tratar de formar la mejor mano de póker posible.

¿Cómo funcionan las rondas de apuestas en el póker Texas Holdem?

Ahora que hemos visto la forma en que se reparten las cartas, es importante destacar que el juego se desarrolla a través de dos rondas de apuestas. Hay que tener en cuenta que antes de repartir las cartas comunitarias los jugadores tienen que llevar a cabo las apuestas obligadas, que se suelen conocer como “blinds”. Después, se desarrollan varias rondas de apuestas en las que los jugadores tienen la oportunidad de igualar, de subir o de retirarse de la mano de acuerdo a su estrategia y a la mano que les haya tocado.

Las etapas de las apuestas en el Texas Holdem

Para concluir, queremos enfocarnos en cuáles son las etapas de las apuestas a la hora de jugar una partida de Texas Holdem. Estas son:

Pre-flop: cuando todos los jugadores reciben las cartas de mano, comienza la primera ronda de apuestas. En ese momento, el jugador a la izquierda de la ciega grande comienza las acciones correspondientes. Los jugadores tienen la posibilidad de igualar, de subir o de retirarse de la apuesta.

Flop: una vez que la primera ronda de apuestas ha concluido, lo que se hace es revelar las primeras tres cartas comunitarias. En ese caso, se procede a iniciar una nueva ronda de apuestas, iniciando por el jugador más cercano a la izquierda del crupier.

Turn: turn es cuando se muestra una carta comunitaria y se procede a realizar otra ronda de apuestas que es muy similar a la mencionada con anterioridad.

River: por último, la quinta carta se revela, lo que es seguido de la última ronda de apuestas de la partida de Texas Holdem.

Conclusión

Como hemos podido ver, el póker Texas Holdem no se trata solamente de las cartas que un jugador tenga, sino también de las habilidades que este adquiera para leer a los oponentes, para apostar de forma estratégica y para tomar decisiones informadas en todas y cada una de las rondas. También dependerá de la capacidad para calcular las probabilidades y la posibilidad de gestionar correctamente las fichas.

Conocer las normas básicas del Texas Holdem es considerado como el primer y más importante paso para convertirse en un jugador exitoso.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...