El TC y las exigencias económicas

Drone En Línea Noticias
Dr Amilcar Dirazar

Por Amilcar Dirazar (Ex presidente del AMCO)

 En este año, por las informaciones publicadas respecto del calendario, vemos que tampoco tendremos TC en Olavarría,en el marco de un contexto económico y social  de ajuste y  racionalidad en el gasto público .

 Sabemos que las ultimas presentaciones de la categoría en nuestra ciudad dejaron  pérdidas económicas significativas para las arcas del Municipio y del AMCO, una verdadera injusticia que nunca mas debe permitirse que suceda. Recordar un poco de la rica historia de Olavarría con el automovilismo,en particular con el T.C. nos permitirá comprender que el camino a seguir esta trazado, fruto del legado que nos dejaron los dirigentes que hicieron grande al AMCO, hasta convertirlo en la Institución señera y líder en el país en materia de organización  de competencias automovilísticas,permitiéndonos  comprender las razones de lo sucedido.

  El vínculo AMCO- ACTC  se inicia en el año 1950 con la “I VUELTA DE OLAVARRIA”, que recorrió los caminos de amplios sectores de la Provincia en varias etapas, de allí en adelante en estos 73 años de trabajo conjunto,  se forjó una relación que va mucho más allá de la que puede entablarse entre Organizador y Competidores, que permitió  que los dirigentes del AMCO salvemos a la categoría de su desaparición cuando estalla el conflicto ACA-CADAD, allá por los años 70, en el que se prohibió lisa y llanamente al Turismo de Carretera.

No dudamos en ponerle el hombro haciendo todo tipo de gestiones antes autoridades civiles y militares, asi el TC  pudo continuar corriendo, y Olavarría cedió su escenario para que la propia ACTC, y entidades como Gimnasia de La Plata, Boca de Azul, Náutico de Laprida, Tandil, entre otras, realizaren en un mismo año competencias en el semipermanente,  montando nosotros  el circuito de manera impecable,con todos los recursos humanos sumamente idóneos (los mejores del país),  directivos, colaboradores y nuestros queridos Banderilleros para que todo se desarrolle de la mejor manera y para que la categoría subsista y crezca.

Súmese que a algunos de los que tuvimos el honor de conducir al AMCO, además se nos confió la tarea no menor de ser Comisarios Deportivos, y en mi caso Presidente de la CAF, máximo Organismo que decide los aspectos deportivos, disciplinarios, y fija la política automovilística, y así podríamos seguir con  miles de  muestras de apoyo y trabajo común con beneficios recíprocos.

 Al llegar el profesionalismo a la categoría, y bienvenido sea,  esa vinculación permitió por la autoridad, capacidad, e idoneidad de los dirigentes del AMCO, por el peso institucional y reconocimiento  del Club a nivel nacional por todos los sectores involucrados, que se mantuvieran las condiciones contractuales justas y equitativas, más allá de que  advertimos a los Intendentes de turno que es lo que debían hacer frente a esto nuevos desafíos, sobre todo para que no incurran en el error de dilapidar fondos públicos que eran necesarios para otras prioridades; el TC tiene  suficientes recursos como para no sacarnos dinero a los contribuyentes, muy distinto es cuando se invierte para insertarse en el automovilismo moderno, como lo fue, con el gran apoyo que el Municipio dio concretar el sueño de construir el “AUTODROMO SUDAMERICANO DE OLAVARRIA CIRCUITO DE TC HNOS EMILIOZZI”, Tito Emiliozzi  nunca dejó de agradecer poder haber sido protagonista principal de este sueño hecho realidad gracias al Intendente Helios Eseverri, quién a propuesta del AMCO  lo nombró representante municipal en la construcción del mismo, aceptando esta responsabilidad con la sola condición que  el nombre de ellos  solo engalane  el circuito principal para el TC, de los nueve  diseñados y construidos.

 Los contratos económicos por cada competencia, por dichas razones, fueron formales,  al menos hasta que nos tocó  conducir el querido AMCO, es decir se escribían y firmaban para cumplir con las reglamentaciones, pero el VERDADERO CONTRATO SE CONCRETABA  CUANDO TERMINABA LA CARRERA EN BASE A LOS RECAUDADO DE UNA MANERA MUY SENCILLA: EL CLUB RETIRABA LOS GASTOS Y SI LAS COSAS HABÍAN IDO BIEN SE CUMPLIA LO FIRMADO, DE LOS CONTRARIO AL NO ALCANZAR SE PAUTABA RESERVAR  FONDOS PARA UNA OBRA PARA EL AUTODROMO Y EL RESTO SE LO LLEVABAN EN EL CAMION BLINDADO. ASI HICIMOS VARIAS  MEJORAS EN INFRAESTRUCTURA.

 La ACTC  y cualquier persona medianamente ligada al automovilismo sabe que  en la actualidad en la Provincia de Buenos Aires, y en Olavarría en particular, no se pueden vender mucho mas que 5000 entradas- tiempo excelente mediante-, por lo cual de haberse mantenido aquella política y liderazgo institucional en el deporte motor, no estaríamos frente a esta  realidad, es absolutamente injusto que haya que detraer fondos propios para pagar sumas desmedidas a una categoría que obtiene suculentos recursos con la Televisión, los sponsors propios, la explotación de todo lo que se venda o promocione en el Autódromo, etc, cifras varias veces millonarias, que solo una política deportiva motor irracional determina que los Organizadores no reciban un solo peso de todo este negocio.

No se dan cuenta que este país tiene mas Autódromos que domingos y categorías que los puedan utilizar, producto de los horrores que comenten ciertos políticos y dirigentes que se dejan llevar por promesas irrisorias de que un Autódromo les cambiará la vida a la gente y los inundará de votos. Tenemos el cuádruple o mucho más Autódromos, contando solo lo que están utilizables , que  Brasil, México ,E.E. U.U., los países europeos, Asia, o sea un verdadero escándalo y dilapidación de recursos humanos y económicos, porque con este panorama solo les queda a la mayoría un destino de abandono y/o  quiebra. No compartimos que con  Gobernadores e Intendentes poderosos  se sigan construyendo Autódromos con los impuestos de la gente, por caso el record mundial de los despropósitos  que ostenta Entre Ríos con tres escenarios en un área de 250 km de distancia, San Luis, Santa Cruz y San Juan lamentablemente han recorrido el mismo camino, total se pagan con los fondos del pueblo, firmándose contratos por cifras exorbitantes que después pretende la ACTC exigirle a Olavarría.

Este humilde aporte es solo eso, saber de la historia del AMCO, e imitar con las adaptaciones propias de los tiempos, a quiénes nos legaron lo mejor  en la misión de ser dirigentes,  de tal manera que Olavarría vuelva a ser respetada como se merece PORQUE NO ES UN PLAZA MAS, ES LA CIUDAD QUE SALVO A LA CATEGORIA  Y LA APOYO SIEMPRE HACIENDOLA CRECER, autoridades municipales y la dirigencia del AMCO unidos, sin ceder a presiones o exigencias económicas que pongan en riesgo el patrimonio del AMCO, varias veces millonario en moneda fuerte desde la construcción del Autódromo, y mucho menos la capacidad tributaria de los vecinos., lo pueden lograr, si de la otra parte no hay voluntad no hay problemas, volverán sin llamarlos ,tenemos el mejor piso del país, con polímeros ensayados en el Jarama que a 25 años de su construcción  está intacto, entre otros potenciales de esta gran comunidad tuerca, el trabajo y esfuerzo constante de los miembros del Club que día a día suman calidad y  seguridad al Autódromo, repito con orgullo, a una de las mejores pistas de Sudamérica, así lo corroboran público, corredores, preparadores, y todos lo que lo han visitado.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...