Estacionamiento Medido: Gravísima denuncia de violencia contra una trabajadora

Desde el Sindicato señalan a “ciudadanos de Olavarría” que cometen “actos cobardes de agresión“.


Este miércoles el Sindicato SOESGYPE, a través del Delegado Regional Olavarría, Lucas Newbery, realizó una grave denuncia sobre hechos de violencia que sufren los y las trabajadoras del Estacionamiento Medido.

En un comunicado el gremio asegura que “los trabajadores y trabajadoras del Estacionamiento Medido de Olavarría, vienen sufriendo actos cobardes de agresión por parte de ciudadanos”.

Según el gremio los hechos involucran a “mujeres trabajadoras” y aseguran que éstas deben soportar “lenguaje violento”.

“Buscamos visibilizar este tipo de problemática social; tenemos que empezar a modificar ciertos hábitos si queremos prevenir la violencia y el primero es vincularnos con respeto”, dice el comunicado.

En la misma línea dice el Sindicato “nada justifica el maltrato; ni nervios ni las impaciencias, la falta de comprensión del trabajo del otro y esto se traduce en gritos, amenazas, hasta burlas sobre sus vidas privadas, culpabilización por acciones que están legalmente determinada por Ordenanza”.

“No nos vamos a acostumbrar a oír lenguaje y hechos violentos, nos negamos y esperamos que las autoridades judiciales estén a la altura de lo que la sociedad exige”, dicen en el comunicado.

En este sentido desde el Sindicato relatan un hecho que se registró este miércoles alrededor de las 10.30 horas cuando una trabajadora se encontraba en Dorrego casi Brown, haciendo un control de tiempo mínimo, sobre una camioneta Amarok; cuando “el supuesto propietario/responsable del vehículo se presenta por el aviso de un vecino y lo hace de una manera claramente violenta, amenazante de ejercer violencia física con una frase de “cagado a palos”.

Tras el hecho se radicó una denuncia en ese policial, dado que la trabajadora tras el suceso solicitó presencial policial como así también de control urbano Municipal.

“Violentar (de cualquiera de las formas) a un trabajador o trabajadora mujer no es algo cultural, es un crimen, y debe ser dirigido y tratado como tal. Los y las trabajadoras, No quieren sentirse valientes cuando salga a la calle. Quieren sentirme libres para trabajar. Basta ya de minutos de miedo, de humillación, de dolor, de silencio. Tenemos derecho a que todos los minutos sean de libertad, de felicidad, de amor, de vida en nuestro trabajo”, sostiene el comunicado.

Comentarios
Cargando...