Germán Caputo, su balance: “Tenemos que tratar de descentralizar el hospital”

El Secretario de Salud del Municipio habló del 2020 en un mano a mano con En Línea Noticias. Dijo que la pandemia “marcó el camino” para revalorizar los Centros de Atención Primaria de la Salud. Agregó que durante la pandemia nunca bajó los brazos y remarcó: “Yo por ahí soy la cara visible, pero hay mucha gente trabajando”.


Germán Caputo, por circunstancias y un virus inesperado, terminó siendo uno de los personajes del 2020 en Olavarría. Cuando juró como Secretario de Salud en diciembre de 2019 quizás nunca imaginó lo que vendría. A los pocos meses una pandemia golpeó al mundo entero y su figura se convirtió en la cara de la Municipalidad de Olavarría: El Secretario de Salud charló mano a mano donde trazó un balance de este año 2020 – donde todo fue distinto a lo esperado – y además habló del futuro.

El Secretario de Salud habla de “equipo” y asegura que nunca “pensó en bajar los brazos”. Cree que la pandemia sacó “lo bueno y lo malo” de todos. Aunque resalta lo bueno. Piensa que hay que descentralizar el Hospital. Habló del aborto y fue claro probablemente se blanquee lo clandestino y si de esa manera se logra ayudar a que haya menos muertes de mujeres jóvenes por abortos, bienvenido sea”.

ELN: Fuiste uno de los protagonistas de un año atípico. Imagino que las metas del 2020 no fueron ningunas de las que tuvieron que afrontar.

G.C:  Cuando Ezequiel (Galli) me propone ser Secretario de Salud conservando el equipo de trabajo que teníamos, fue como un desafío y en ese desafío había varias cosas, pero nunca estaba pensado el tema de la pandemia. Con el comienzo del 2020 uno pensaba en el dengue y empezaba a escuchar que había una cepa de Coronavirus que estaba volviéndose intolerable en Oriente y que iba a llegar. Me acuerdo que en la primera reunión de gabinete fue algo que yo comento en la mesa y todos me creyeron, pero a la vez me dijeron que está diciendo éste. Fue la primera reunión del 2020 donde hablé del dengue y hablé de esta nueva pandemia que ya empezaba escucharse en el mundo. Lo recuerdo perfectamente. Pensé en cualquier momento lo tenemos acá. Un fin de semana en Buenos Aires, con mis hermanos que son médicos y una cuñada que es infectologa, hicimos un trabajito muy sencillo evaluando distintas ciudades de Europa y lo traspole Olavarría, era un trabajito hecho a mano eran diez o quince carillas. A la semana siguiente vengo y se lo presento a Ezequiel y le digo mira Ezequiel teóricamente los números que yo creería que vamos a tener en Olavarría son estos, estos y estos: hasta el número de muertos e impresionan dado que son los que estamos teniendo a fin de año.

ELN: Te acordas que ciudades tomaste para ese trabajo.

G.C: Agarre una ciudad de Alemania, una ciudad de Italia, una ciudad de España y creo que una ciudad de Estados Unidos, aunque Estados Unidos estaba menos azotada. Una ciudad era Turín, otra Colonia y la española creo que era Murcia.

ELN: Hoy cerrando el año esos números coincidieron.

G.C: Es impresionante lo que son los números, son muy muy parecidos. Ese trabajito son unas carillas como estas (muestra un puñado de hojas) donde yo anoto mucho, estoy acostumbrado a hacer ayuda memoria. Que después no sirven para nada y a mí me sirven para hacer la síntesis proteica de la memoria, armo esos cuadritos y ese cuadrito fue el que presente. También lo presente en una reunión de Jefes del Hospital y los números fueron muy cercanos.

ELN: ¿Sentiste en algún momento del año que la situación te sobrepasaba o te vencía?

G.C: Fue un año complejo y duro. Tengo un grupo de trabajo que es muy noble y bueno, con gente muy inteligente que todos tiramos para el mismo lado y también tengo un grupo familia que me apoyó mucho.

ELN: Hubo un momento de la cuarentena dura donde las personas más visibles estaban expuestos a la gente.

G.C: Te vuelvo a repetir: tuve un apoyo importante del grupo duro mío. Yo ya tengo una edad donde estoy armado, trato de hacer las cosas bien.

ENL: ¿Cómo ves el cierre del año con la llegada de la vacuna?

G.C: Yo creo la llegada de la vacuna es una luz en el horizonte, es algo lindo que está pasando. El Gobernador Kicillof hizo un comentario el otro día donde dijo “es el principio del fin”. Dejando de lado lo político, busquemos el científico: el virus fue identificado, el virus tiene bien nombre y apellido. Entonces se buscó el anticuerpo para que el virus no pueda ingresar al organismo. Es algo que gracias a Dios llegó por supuesto que la vacuna tenderá a mejorarse cada vez más, hasta que se parte de nuestra vacunación anual.

ELN: Entre los anuncios, positivos, del Municipio fueron la inauguración del Laboratorio, otra cosa fue el RTA y la inauguración de la Cámara de Frío que parece que ahora no se podrá utilizar para esto.

G.C: Vamos por partes. El Laboratorio de Biología Molecular nos abrió un poco los ojos. Necesitamos un Laboratorio de Biología Molecular para ahora y para el resto de la vida hospitalaria, porque va a servir para el herpes, para la hepatitis, para la toxoplasmosis, para un montón de otros virus y también para el Coronavirus. Se hizo un esfuerzo, se inauguró ese Laboratorio. En ese Laboratorio teníamos el material humano con las Biólogas Moleculares, que ya estaban trabajando y prácticamente fue un acierto tener el resultado de los análisis en el mismo día. Fue algo fantástico y fuimos la envidia sana de muchas ciudades de los alrededores. Pudimos ayudar como rueda de auxilio a bastantes ciudades de los alrededores. Se armó un equipo de trabajo fantástico y se logró ese feedback para hacer frente a esta pandemia. Con respecto al RTA nosotros necesitábamos sacar a la gente sintomática del circuito, necesitábamos rastrearlos, testearlos y aislarlos y la llegada del antígeno – porque es un test de antígeno – nos permitió hacerlo. Lo buscamos varios meses, no llegaba, no llegaba hasta que la Dirección Administrativa logró captarlo, logró comprarlo y pudimos hacer el RTA. Un RTA en el que es impresionante la gente que se testeo.

ELN: El RTA cambió la actitud de la gente. Antes ustedes iban al barrio y ahora la gente lo demanda.

G.C: Los vamos rastreando. Yo tengo 500 mensajes preguntando donde se hisopan. Así uno lo va captando y ese positivo vos lo guardaste para que no esté dando vuelta. De esta manera se armó un grupo de trabajo donde ya cada uno hacía lo que tenía que hacer, prácticamente no falté a ningún RTA porque fue algo que tomé personal. Cada día fuimos notando que fue algo que nos ayudó de una manera impresionante. En este caso también trabajó la gente de bacteriología, que fueron los que manejaron la parte del antígeno y los resultados estaban a las dos o tres horas. Después se manejó una logística para avisar a cada uno de los pacientes que se habían testeado entonces al final del día teníamos avisadas a 200 personas.

ELN: ¿Es una logística que no se ve?

G.C: Yo por ahí soy la cara visible, pero hay mucha gente trabajando, es decir, hay un grupo de hisopadoras que toman la muestra, hay un grupo de epidemiólogos que son los que toman la ficha, hay un grupo de laboratorio que analiza esa ficha, hay un núcleo duro de médicos que son los que toman los datos, los que procesan esos datos, la que evalúa a quien llamar. Hay un trabajo que no se ve que es bastante exigente. A eso hay que agregarle todo los hospitalario también, porque hay que recorrer las salas, hay que ver cómo están los pacientes, hay accidentes entonces hay que atender a los accidentados. Hay como todo un circuito que a veces es duro. En mi caso a veces tenía que operar entonces había días duros, largos y complejos.

ELN: ¿Qué va a pasar con la Cámara de Frío?

G.C: La Cámara de Frío empezó a funcionar a la hora que la inauguramos, es decir hay cerca de 70 mil dosis guardadas en la Cámara de Frío de la vacunación anual que nosotros tenemos. En otro momento no las teníamos y ahora las tenemos. Eso permitió liberar freezer, entonces nos sirvió muchísimo y nos va a servir a lo largo de los años. Si llegan más dosis para el COVID nosotros tenemos esa logística para decir “muchachos acá está la cámara de frío”. A la hora de ser inaugurada estaba funcionando.

ELN: ¿Nunca el sistema sanitario estuvo en riesgo o sí?

G.C: Nunca estuvo en riesgo, nunca estuvo en riesgo. Hubo días de octubre en donde la Terapia estuvo llena, pero con movimiento para que nosotros pudiéramos reaccionar.

ELN: ¿Cómo viste al personal de salud: en las buenas y en las malas?

G.C: El personal de salud se comportó fantástico, me sirvió para conocer mucha gente que trabaja bien y es muy inteligente. Conocí muchos servicios que se pusieron la pandemia al hombro. Y no tengo más que agradecimiento. Si no bajé los brazos es porque abajo tenía esa gente que me sostenía. No paran: están todo el día trabajando y buscando soluciones. El grupo es fantástico y siempre buscando soluciones y los pequeños roces se fueron subsanando.

ELN: Recuerdo los primeros días de pandemia: la gente que donaba alcohol en gel y fabricaba barbijos, ayudaba con alimentos…

G.C: Fue algo que nos sorprendió para bien. A veces discuto con determinadas personas que dicen que los argentinos no servimos para nada y yo le digo el 99% es buena gente. La gran mayoría es buena gente que quiere trabajar e ir para adelante y eso se notó. Se notó lo bueno y lo malo.

ELN: La sensación que tengo, quizás entramos en lo político, el Municipio fue el que tuvo que ir a la trinchera de enfrentar la pandemia y ahora Provincia – con la llegada de la vacuna – hace rancho aparte en desmedro de la estructura aún existente: los 27 centros de salud que hay, el personal capacitado que hay, el Hospital Municipal. Es decir, se convierte un Hospital de Oncología en un Centro de Vacunación y se va a vacunar en escuelas sin mirar lo existente. ¿Cuál es tu impresión?

G.C: Lo que vos decís es lo que siente mucha gente, mucha gente del sistema de salud lo siente. Quiero creer que no es un tema político, quiero creer que el Ministerio de Salud de la Provincia se encuentra con una pandemia y ahora se encuentra con una solución y dijeron a los 135 “lo tengo que hacer de esta manera”. Es decir: tengo Hospitales míos, tengo colegios míos y lo mando ahí. Porque la realidad de Olavarría es distinta a las ciudades de la Región IX que no tienen la logística que tenemos nosotros, entonces la Secretaría de Salud de la provincia actuó de manera uniforme en todos los Municipios no es que evaluó cada uno de los Municipios. Creería que es un despropósito no utilizar la logística que tiene el sistema público municipal que se fue formando con los años y no es un invento de este gobierno. Es un despropósito no utilizarlo.

ELN: Llega la vacuna, la gente se va vacunando, nos acercamos a la nueva normalidad. ¿Cómo te imaginas el 2021 en materia sanitaria?

G.C: Yo a veces soy un poco pesimista, en mis pensamientos. Es algo que mi señora y los pibes míos me lo echan en cara siempre. Yo creo que el 2021, por ahí, nos va a agarrar de la misma manera. Por ahí vacunando y tratando de llegar de a poco a la famosa inmunidad de rebaño. Llegarán nuevas vacunas, habrá otro tipo de mercado. Como pasa con la vacunación antigripal. Las farmacias compran determinadas vacunas y podrá ser algo más privado, el tema de la vacunación. Y tratando de ir buscando el ritmo normal del Hospital, con su trabajo programado y su trabajo de contención. Y además creciendo en determinados aspectos que nos deja está pandemia. Te voy a contar dos o tres. Lo primero que nos tiene que quedar como enseñanza es que tenemos que tratar de descentralizar el hospital, hay que tratar que la gente no vaya al Hospital salvo que así lo requiera y darle mucha relevancia a lo que son los CAPS (Centros de Atención Primaria de la Salud) y a esos CAPS muñirlos de especialistas y que la gente pueda en esos CAPS resolver muchos inconvenientes y ya cuando la situación es más compleja concurra al Hospital.

ELN: De todas maneras esa es una vieja idea que viene de la época de Juan Manuel García Blanco.

G.C: Sí, es una vieja idea. Esta pandemia nos mostró el camino. Yo en mis noches pienso porque una embarazada sana se tiene que hacer una ecografía al Hospital. Manda a la embarazada sana para que se haga la ecografía en un CAPS.

ELN: ¿Hay estructura para hacerlo?

G.C: Hay que ir buscándola. Hoy por hoy tenemos un ecógrafo funcionando en un CAPS. Tuvimos que sacar medio de urgencia, pero ahora tenemos un ecógrafo funcionando en el CAPS. Por qué el por qué el paciente tiene que ir a hacer cola al Hospital si podemos tener un Call Center. Estamos trabajando mucho para armar ese Call Center para que el paciente con un llamado telefónico no tenga que ir al Hospital. Por qué el traumatólogo tiene que atender los siete días en el Hospital, puede atender tres días en el CAPS y dos días en el Hospital. Tenemos que ir buscando esas situaciones para que la atención a la población sea cada vez mejor. Las modificaciones que se hicieron de apuro por la pandemia, pueden quedarse.

ENL: Se votó la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Ahora vendrán los protocolos que información manejas.

G.C: Nosotros en el Hospital siempre nos manejamos con lo que decía la Ley, hay un servicio de Salud Sexual y Reproductiva. Entonces al no estar autorizado estaban las interrupciones que estaban por Ley, siempre por las estrictas medidas que decía la Ley. Había tres causales y se trabajaba muy bien con la gente de atención primaria y se actuaba en el Hospital o con medicación. Ahora se verá la adaptación a la Ley y trabajar con lo que diga la Ley.

ELN: ¿Vos crees que habrá una demanda de estas situaciones?

G.C: Probablemente se blanquee lo clandestino y si de esa manera se logra ayudar a que haya menos muertes de mujeres jóvenes por abortos, bienvenido sea. Independientemente de que uno puede pensar de otra manera o puede creer de tal manera. Yo acá estoy actuando como médico, como Secretario de Salud y trato de actuar bajo lo que me está diciendo la Ley.

Comentarios
Cargando...