Las fotos exclusivas del recital a beneficio de Ciro y Los Persas en el Luna

Alejandro Casamayou Fotografo Enfocados Estudio Fotografico Gral. Paz 2766 (02284) 156884442 AleCasamayou@gmail.com f: AleCasamayou t: @AleCasamayou
Alejandro Casamayou Fotografo Enfocados Estudio Fotografico Gral. Paz 2766 (02284) 156884442 [email protected] f: AleCasamayou t: @AleCasamayou

Ciro y Los Persas reunieron a una multitud el miércoles a la noche en el mítico Luna Park, en un recital a beneficio de los inundados del Litoral.
La magia se apoderó de los nostálgicos piojosos… La adrenalina se metió en el cuerpo de los ansiosos persas… Por eso, las sensaciones se encontraron y se chocaron con un Ciro Martínez encendido que desde el escenario brindó un repertorio de más de tres horas.
La lente de un apasionado, por la fotografía y por Ciro, retrató esa noche. Y ahora, él mismo, Ale Casamayou, nos la regala para que todos podamos disfrutar, al menos un poquito y a la distancia.
Todo comenzó 21.30 horas, treinta minutos después de lo anunciado, como para que la ansiedad trabajara en las casi diez mil almas que esperaban por verlo.
Y ahí apareció, con su campera de cuero roja, con sus anteojos de sol, con sus jeans y sus zapatillas oscuras. Sencillo, pero con tanto adentro para compartir…
Sonaron en el arranque, Antes y después, Barón Rojo y Pistolas. Los clásicos, los que avivaron la llama que estaba latente en tantos pechos.
El carisma de Ciro, de Juan, de Rodri, de Brother, de Lulo y de Nico, cada uno con lo suyo, logró atrapar al público con una sucesión de verdaderos temazos: Vas a bailar, Quemado, Banda de garaje, Shup, Curtite, Tan Solo, Los Mocosos, Civilización, Media caña, Ruleta, Fantasma, Ciudad Animal, Pacífico, Muévelo, Astros, Farolito, Taxi boy; sólo por nombrar algunos.
Bailaron, cantaron, lloraron, gritaron… Se enloquecieron y esa no fue la mejor parte… Lo más importante estaba por venir.
Ciro llamó al escenario a los integrantes de la Fundación Sí, la encargada de reunir las donaciones que luego llegarían al litoral argentino. Más precisamente a 35 escuelas rurales (primarias, secundarias y jardines) en Entre Ríos y Corrientes.
Lo que hay que destacar es que la ayuda no fue sólo del público. Todos aportaron. Desde los músicos y el staff completo, a todos los servicios, proveedores y el mismo Estadio Luna Park trabajaron voluntariamente y de manera gratuita.
Por la suma de todas esas cosas, los corazones; después de más de tres horas de rock; se fueron contentos, rebosantes, llenos de acordes, de solidaridad y de ganas de “volverlo a ver”

 
 
 

Comentarios
Cargando...