Libros | La sencillez de la buena literatura


Libros / Carlos Verucchi / En Línea Noticias (Twitter: @carlos_verucchi)

Conocimos a Pedro Mairal en 1998, cuando ganó la primera edición del premio Clarín de Novela con “Una noche con Sabrina Love”. A partir de ahí alternó entre novela y poesía hasta consagrarse definitivamente en 2016 con “La uruguaya”, novela de gran éxito internacional y muy bien ponderada por la crítica.

Recientemente, Mairal ha publicado un volumen de cuentos titulado “Breves amores eternos”. Podría decirse que “Breves amores eternos” son en realidad dos libros en uno. Está constituido por una primera parte (que lleva mismo título que el libro), donde el autor se interna en una temática muy afín a toda su obra literaria: las relaciones de pareja, la infidelidad y el hastío en el que suele desembocar el matrimonio tal como se lo concibe en estos tiempos y estas geografías. La segunda parte “Hoy temprano”, si bien transita por temas más abiertos o más dispersos, no esquiva ese costado erótico que Mairal sabe darle a sus relatos.

¿Será el matrimonio, en el estado que ha alcanzado en la actualidad, una institución caduca? ¿Cuánto de posesión tiene la monogamia? Los personajes de Mairal se presentan abrumados por la rutina y por las trampas de relaciones que, como si fueran un embudo, conducen indefectiblemente a un “punto de no retorno”. Algunos de ellos se inclinan por el esfuerzo de fingir una vida de pareja normal mientras se dejan llevar por el adulterio, otros buscan refugio en la prostitución o en la pornografía, otros escapan, hacia ningún lado tal vez, cayendo en una trampa, de manera casual o por medio de artilugios previamente elucubrados, dejándose deslizar, no si algo de alivio, por la parte delgada y definitiva del embudo.

No es proclive, Mairal, a hacer ostentación de sus recursos retóricos. Más bien los esconde, los disimula en una prosa limpia, sencilla, procaz en sus expresiones y descarnada a la hora de describir el amor. Es convincente, y tal vez en eso radique la virtud de su literatura. “Yo no diría que Mairal vive para narrar: en algún momento, después de vivir intensa y silenciosamente, decide narrar, y lo hace con tanta precisión, tan adentrado en la experiencia, que es difícil no creerle”, apunta Alejandro Zambra en la solapa del libro. Mairal convierte lo inverosímil en algo natural, posible, cercano, casi obvio.

Mairal encuentra materia prima para su literatura en un fenómeno social más bien reciente, el fenómeno del divorcio o de su variante más cínica, el adulterio. Se aprovecha de la disolución de la (cada vez menos probable) relación de pareja para toda la vida, del descascaramiento del matrimonio en su formato actual. Formato o modelo concebido por la combinación persistente de elementos religiosos, aspiraciones burguesas y pretensiones de igualdad de las partes.

No por ello resulta necesariamente pesimista la mirada del autor, también podemos leer estos relatos como una advertencia o una señal que nos pone en guardia, nos obliga a reinventar las formas del amor en la pareja convencional, nos empuja al desafío de “encontrarle la vuelta” al asunto y atender a esa necesidad inexplicable (y por tal motivo incuestionable) de la búsqueda del amor eterno.

Una colección de cuentos para leer con voracidad y vértigo, para aprovecharnos de la frescura de su prosa y al mismo tiempo para sumergirnos en aspectos esenciales de la condición humana. Una lectura más que recomendable.

Comentarios
Cargando...