Lo detuvieron hace un año en Hinojo y ahora lo condenaron por varios robos y por violencia de género


Fuente: Diario El Tiempo.

Un hombre con domicilio en la ciudad de Azul fue condenado por la justicia en el marco de un proceso de juicio abreviado. El hombre había sido detenido hace un año en la localidad de Hinojo.

Una serie de episodios delictivos que un azuleño cometiera -entre ellos, varios robos y un caso de violencia de género- derivó en que resultara condenado a cinco años y seis meses de prisión, informó este lunes el diario El Tiempo de Azul.

Esa sanción de primera instancia para el encausado, que se encuentra privado de la libertad en la Unidad 7, surgió de un juicio abreviado que se tramitó ante uno de los tribunales orales con asiento en el Palacio de Justicia de Azul.

Identificado como Carlos Omar Moreno, apodado “Chingolo” y de 31 años de edad, por tres de los ilícitos por los que fuera condenado en este proceso había sido detenido en Hinojo el 27 de abril del año pasado.

Desde aquel entonces ese hombre permanece privado de la libertad; aunque ahora con un fallo de primera instancia con veredicto condenatorio para él surgido de lo que fuera este juicio abreviado, que se sustanció ante el Tribunal Oral en lo Criminal número 2.

Cuando había sido detenido en Hinojo, a Moreno lo buscaban por tres robos que -según quedó demostrado en este juicio- había cometido en Azul durante los primeros días del mes de abril del año pasado.

Uno de ellos, en complicidad con un joven, se produjo el 9 de abril de 2023, cuando el ahora condenado en esta primera instancia y el coimputado que tuvo esa causa penal ingresaron a un taller mecánico que está en Ruta 3 y Corrientes en la ciudad de Azul. En ese lugar fueron sustraídas diferentes herramientas propiedad del damnificado por lo sucedido.

En este juicio abreviado Moreno resultó condenado también por dos robos más que datan de abril del año anterior.

El día 10 de ese mes, en horas de la tarde y aprovechando que sus moradores no estaban, tras forzar la puerta principal del inmueble ingresó a una casa situada sobre la calle Bogliano, en cercanías a las vías. Y de esa vivienda se llevó una soldadora eléctrica, un televisor y un mini torno.

En tanto, el 4 de abril de 2023, tras saltar un paredón de dos metros de alto, el hombre que sigue preso en la Unidad 7 de Azul ingresó a una Iglesia Evangélica situada sobre la Calle 62 de Villa Piazza Centro, lugar de donde -tras forzar la ventana de un salón- robó un freezer, un ventilador de pie, una pava eléctrica, un colchón y doce vasos de vidrio.

Más delitos

En el fallo del juicio abreviado que finalizara con la condena para Carlos Omar Moreno se hizo referencia a más causas penales por las que fue sentenciado a esos cinco años y medio de prisión.

El sumario principal tratado en este proceso, que contó con la intervención de la jueza Alejandra Raverta, se relaciona con un hecho sucedido el 29 de enero de 2021 en el Depósito Judicial de Azul que está en el Parque Industrial I, cuyo ingreso principal es por Avenida Mujica.

Según lo señalado en el fallo, aquel día en horas de la tarde Moreno, al menos cinco varones más y una menor de edad ingresaron con fines de robo a dicho predio, tras cortar con una pinza los hilos del alambrado perimetral que da a la calle Guiraut.

Una vez en el interior del Depósito Judicial, el ahora condenado y los demás implicados en este hecho se apoderaron ilegítimamente de cuatro ruedas de un auto Renault Clío e intentaron hacer lo propio con una más, perteneciente a un Fiat Duna que también estaba en ese predio.

A esa otra la habían dejado cerca del boquete que hicieron en el alambrado para ingresar al Depósito Judicial; pero la intervención de un policía que estaba en el lugar evitó que se llevaran las ruedas y que dos de ellos, entre quienes estaba el ahora condenado en este juicio abreviado, resultaran aprehendidos.

El azuleño fue declarado autor también en este proceso de un robo en una casa en construcción, hecho sucedido “entre los días 12 y 13 de julio del año 2020”.

En lo resuelto se menciona que Moreno, previo escalar “un paredón perimetral” de más de dos metros de alto, ingresó a esa propiedad -ubicada en Villa Piazza Norte, sobre Tandil entre Calle 62 y Calle 63- para llevarse tres aberturas de aluminio, los paños corredizos con sus vidrios que estaban colocados en esas ventanas, una bomba centrífuga de termofusión y dos cajas de cerámicos.

En tanto, otra causa acumulada que derivó también en que el azuleño resultara condenado en este proceso abreviado se relaciona con un hecho sucedido entre el 31 de julio y el 19 de septiembre de 2021, cuando recibió -“a sabiendas de su procedencia ilícita”- una moto Zanella de 150 CC, la cual había sido sustraída de un inmueble de esta ciudad.

El rodado fue hurtado de una vivienda ubicada sobre la calle Las Flores, ilícito del cual Moreno “no participó”, puede leerse en el fallo.

A todos esos episodios delictivos que derivaron en la condena para el encausado se sumó otra causa penal que registraba y también fue tratada en este juicio. Un sumario relacionado con un caso de violencia de género.

Ese hecho había sucedido en horas de la noche del 5 de agosto de 2021, cuando en la vivienda donde Moreno se domiciliaba en Azul “agredió físicamente a su pareja”.

A la víctima la empujó contra una cama, la tomó de los pelos y la golpeó en la cabeza y sus antebrazos. Y cuando la joven intentó retirarse de esa vivienda, el agresor volvió a atacarla. En esa segunda ocasión, al arrojarla nuevamente en la cama, tomarla del cuello, romperle su teléfono celular y luego golpearla mediante un cabezazo que impactó en su ojo izquierdo, provocándole -en ese contexto de violencia de género en que aquel hecho se produjo- diferentes lesiones que después, cuando la víctima fue revisada por un médico, habían sido consideradas como “de carácter leve”.

Los hechos mencionados quedaron definidos por los siguientes delitos: robo agravado por su comisión en lugar poblado y en banda y por la participación de un menor de edad; robo agravado por escalamiento; robo simple (dos hechos); robo agravado por escalamiento en concurso real; encubrimiento; y lesiones leves agravadas y daño, en concurso real. Y todos esos ilícitos fueron considerados como cometidos por el encausado “en concurso real de acciones”, según se menciona también en lo resuelto.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...