Opinión | Nuestros bolsillos percibieron en 21 días constantes aumentos en los combustibles de la empresa Estatal YPF. ¿Y el tuyo?

Opinión del Movimiento Libres del Sur y el Movimiento Barrios de Pie Olavarría


Existe una manía por vaciar constantemente los bolsillos de [email protected] [email protected] sin tocar sus salarios

Desde agosto de 2020, el gobierno de “todes”, que entre sus filas se encuentran partícipes de la expropiación de la empresa YPF, que por 13 años estuvo en manos de la española REPSOL, gracias a la desestatización que inició el entonces Presidente, Carlos Menem en los ´90, pero que hoy muy alejados o muy acertadamente, se han permitido, aún transitando un contexto de pandemia y casi paralización laboral del plano formal, ni hablar de lo padecido por aquellos que obligadamente subsisten a diario dentro de la economía informal, que pese a restricciones de aumento de ese bien, los combustibles nos aumentaron un 34 % promedio en el año pasado, y esto parece continuar en las pocas lunas que llevamos de este 2021.

El primer aumento en los combustibles de este año, llegó mientras los Reyes Magos descendían, 11 días después el segundo y tan solo en 5 posteriores, el 21 de enero, nos encontramos con los números modificados en sus placas, números que a hoy se mantienen, pero, ¿a qué referencia los quieren llevar? acaso, ¿a la cotización del dólar?, ¿qué sueldo a cobrado o cobrará por incremento de paritaria con el mismo ritmo con el que sube el carburante generado de la compañía Estatal y recuperada en la efímera “década ganada ”?.¿O acaso hay funcionarios que están adquiriendo acciones en fábricas de bicicletas?, entonces aumentando ese bien, la gente se volcaría por las dos ruedas o cualquier otro vehículo que no use derivados fósiles, por lo tanto, comprarían más su producto y posiblemente, les sería remunerativo. No se entiende como el timón de proa recuperado allá por mayo de 2012, con el fin de ser una actividad estratégica, según así, recuperaríamos la soberanía hidrocarburífera y terminar con la restricción de divisas, que había, por la importación del recurso, lo cual resultaría más conveniente a la economía nacional, también se argumentó el sobre precio de venta que tenía el petróleo extraído de nuestra propia tierra, el vaciamiento y la falta de inversiones y, ¿vaca muerta?, o se están haciendo grandes negocios, personales, o no sirvió como no las vendieron porque  hoy en pleno riesgo sanitario, que potenció toda crisis laboral y económica, arrastrada del gobierno saliente de 2019, hoy pareciera que nada ha cambiado, a propósito, por suerte para a ellos y a desgracia de los sectores populares, quienes siempre somos los perjudicados por las pésimas decisiones de los gobernantes, considerando que sumar 2 pesos al valor de esa energía no nos perjudican, a [email protected] que por investidura ganan sueldos de 200 0 300 lucas, seguro que no y que además, al andar en autos oficiales, el combustible les es gratis, mejor dicho, lo pagamos nosotros, ¿cómo leemos esta cuestión? Porque mañana los trabajadores que salen a buscar dignamente su changa, cortando pasto, pagarán alto el costo de la nafta, y por consecuencia, se verán obligados de aumentar su servicio y que creen, ¿qué los benefician empujandolos a cobrar más por su prestación, que crecerá la rentabilidad de su oficio?  igual pasa con el remisero, el fletero, el motomandados…

Hay dos argumentos que usan para aumentarlo, uno, es un impuesto que el propio gobierno, dueño del más del 50% de las acciones de la empresa creó, y que son 2, en primer lugar a los Combustibles Líquidos (ICL) y el que lo secunda corresponde al Dióxido de Carbono (IDC), por lo tanto, hoy tienen la potestad de tomar decisiones a gusto o, ¿a conveniencia?, porque se prevé que, en la segunda quincena del segundo mes del año, los tributos internos sobre naftas y gasoil treparían $ 1,24 y $ 1,22 por litro, respectivamente, con un impacto porcentual que rondaría el 2%, si se levantan con el pie derecho, claro.

Hoy son ellos mismos, nuestros gobernantes, los que gobiernan para “todes”, quienes nos meten la mano en el bolsillo, como decían del que se fue, que si lo hacía, pero ustedes no son muy distintos, a ese impuesto le suman en plus por la pérdida de ventas, porque con tanta crisis, hay [email protected] que no pueden pagar el combustible o lo usan menos por las restricciones, por esa acción que, si antes ganaban 100, y hoy ganan 80, pretenden seguir percibiendo esos 100, entonces, gobierno mediante, se permiten aumentar el precio y que pese a la baja de cantidad de autos circulando, continuar adquiriendo ganancias por 100.

En Olavarría por flete, traslado y anda a saber que otros impuestos, más los locales, pagaremos, al menos por hoy, el precio de la imagen fechada hoy, porque desconocemos a cuánto se podría disparar pasado mañana.

¿Creíste que eras parte del grupo de “todes”?

¿Cuantos aumentos más te aguanta el bolsillo?

Nos encuentran en redes como @bdpolavarria, tu voz cuenta y nosotros estaremos predispuestos a escucharlos, todos los días es una posibilidad de sumarse, Pongamos los BARRIOS DE PIE.

Comentarios
Cargando...