Perfiles: Alicia, con “A” de Andariega


Foto En Línea Noticias

Una nota de Agencia Comunica por Celeste Carriego (*)

Virginia, su nuera, sube una historia en Instagram en el mismo momento que está realizando la presentación del CD. Y a muchos les surge la pregunta con una mezcla de sorpresa y entusiasmo, “¿Alicia canta?” Sí, Alicia canta desde siempre. Ella dice que desde que tiene uso de razón. Su mamá lo hacía siempre y quedó en ella esa impronta. El disco es una transgresión más para su lista de transgresiones y es el rompehielos ideal para contar esta historia.

Alicia Tabares de González Hueso, andariega, como el nombre de su disco. ¿Será por el abanico de actividades en las que se desempeñó? Siempre anduvo de un lado a otro y cuando llegó el momento de buscar nombre para el CD, se levantó un día con esa palabra: andariega. Su mamá siempre se lo decía. La llamaba “fanática del poeta Baldomero Fernández Moreno que siempre le escribe a la calle”. Las canciones elegidas son aquellas canciones que siempre se escucharon en su casa: “Sombras”, “Canción para bañar la luna”, “A la abuela Emilia”, “Romance del enamorado y de la muerte”. Músicas que fueron protagonistas de las diferentes etapas en su vida. Para apuntalar la decisión de cantar, estuvieron presentes su esposo y sus hijos, que siempre la incentivaron.

Presentar la producción no estaba en sus planes, pero sucedió. Su profesora de canto, Mónica Badoglio dice que le llamó la atención el desenvolvimiento y la creatividad, aunque le costaba un poco atenerse a las cuestiones técnicas del canto. Con su oído y un espíritu enseñable en el tiempo de clases y ensayo todo evolucionó. Mónica fue la propulsora y entusiasta a que se hiciera una demostración para familiares y amigos. Allí concurrieron los más cercanos. Había que elegir el lugar, algo de intimidad y que se sintiera bien, así fue que se pensó la casa de sus padres. El corredor que siempre la escucho cantar, una vez más sería el espacio donde su voz inundaría nuevamente la casa. La casa que antes cobijó el “Consejo Provincial de la Familia”, “La Higuera” casa de acción política y cultural. y que hoy funciona el estudio jurídico de uno de sus hijos. Todo queda en casa, con familia y amigos.

La presentación comenzó con una canción que no se encontraba entre las del repertorio del disco. Una canción que cantaba su mamá mientras cocinaba. Y terminó con un tango canyengue que nunca había cantado, pero estaba en su cabeza ya que lo cantaba su papá con sus hermanos.

Imagen5

Los invitados nunca pensaron que se iban a encontrar con una Alicia cantante. En la invitación hablaba de presentación de CD, y algunos creyeron que se trataría de un audiolibro sobre su vida política, quizás. Entre algunas de las anécdotas de ese momento fue el pedido de micrófono de una de sus amigas y médica personal que comentó que había traído sus cuatro hijos al mundo y nunca supo que cantaba. Por otra parte, su hermano sorprendido dijo: ¡Extraordinario! como crítica a la presentación. Hoy, hay muchos conocidos de Alicia que se animaron a cantar. Ha sido de inspiración.

Cantar hoy es un cable a tierra. El arte es un cable a tierra. Una gran experiencia y positiva la que se gestó a raíz de la grabación. De manera personal, como siempre comienzan las cosas, pero con un efecto dominó para los demás. Así es la vida de Alicia. Sus proyecciones individuales han sido cuna de proyectos para los otros.

El arte siempre la movilizó. Desde chica la escuela fue un espacio de desarrollo, no sólo de aprendizaje curricular, sino que las actividades culturales y el compromiso con los compañeros pasaban los límites horarios. Participante del Club Colegial, del coro de la Parroquia San José, del coro de la escuela y en las bibliotecas.

Desde el año 1972 hasta 1983 trabajó en el Centro de Capacitación, Investigación e Información Educativa de Olavarría. Allí organizó varios espectáculos culturales. Su gestión estuvo marcada por las presentaciones de ProMúsica de Rosario, Música Ficta, la Camerata Bariloche. Siempre le gustó acercar la cultura a los olavarrienses, ya que algunas cosas no estaban al alcance de todos.
Cuando estaba cumpliendo el mandato en Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, llevó las muestras de artistas plásticos olavarrienses al salón de los Pasos Perdidos. Y logró que ellos pudieran encontrarse en esos espacios de reconocimiento. Olavarría tiene una usina de arte en todos sus lenguajes. Fundadora de Olavarría cuenta un cuento, con escritores que no necesariamente escribieron un libro, siempre rescata que hay artistas muy buenos en la ciudad.

Colaboradora incansable de la creación de instituciones y organismos que nuclean la cultura y la educación. Las escuelas municipales de canto, danza y artes plásticas.

Durante su mandato como concejal durante el período de 1993 hasta 1997 en Olavarría por el Partido Justicialista, Alicia participó en la creación del Centro de Atención y Prevención de la Violencia Familiar, como en la implementación del Plan VIDA llevado a cabo por el Ministerio de Desarrollo Bonaerense, una experiencia de organización barrial y ayuda alimentaria en los barrios suburbanos de Olavarría.
Su hacer política fue muy distinto al actual. Analizando el hoy, pensativa, analista y contundente afirma: “no me gusta cómo se está”. Cuando era niña, la marcó fuertemente un episodio que vivió junto a su madre. En el año 1956 su mamá era directora de la Escuela N° 8 la misma donde ella concurría. Cuando asumió la Revolución Libertadora, la dejó cesante. Su madre era la segunda mujer afiliada al peronismo en Olavarría. Y allí comenzó una especie de hostigamiento de parte de las otras maestras, le decían cosas como:” ¿qué hace tu mamá ahora?” Sufrió el odio de la Revolución Libertadora.

Al referirse a la democracia, Alicia considera que ”está intervenida”. Que no hay margen de diálogo. Intervenida, desde el momento que las distintas fuerzas no buscan un punto en común”. Devenida por los intereses económicos de la derecha”. Marca la diferencia entre lo económico y financiero y cuestiona: ¿quién es el mercado? ¿Si no existe como tal, quiénes son las personas que lo representan?”. Es, se podría decir, un debate filosófico.

Tiene una mirada tranquila, una voz con tintes de firmeza y amabilidad considera, que los medios de comunicación están en un “casi no retorno”. Levanta la bandera del juicio crítico y de ponerlo nuevamente en alto, desde la educación y estimularlo en la vida común.

Las nuevas tecnologías también son tema importante para dar a conocer su punto de vista. Son progresos pero que deben ser dosificados, siempre la tecnología de alguna manera separó, sin ir más lejos pensar en el televisor. La solución son los límites necesarios y las explicaciones pertinentes. Siempre se destaca por dar una respuesta concreta, que nada quede a la libre interpretación. Fundamentando analíticamente, así también es Alicia. Así lo hizo con cada canción que eligió para su cd, por su historia, por su significación.

Mujer y política en un tiempo de hombres. Suena a veces un poco trágico, pero Alicia lo define como su lugar y asegura, con una sonrisa, que “me encantaba” abrirse paso. Define que con garra y audacia podía intervenir en esos espacios. Aunque la miraban con cara rara, aceptaban cada vez más el lugar que le correspondía.
Tanto es así que decidió presentarse en una lista como concejal. Nunca dudó de la base territorial que había forjado.

Son hitos en su carrera política el programa Manzaneras y Jefas de Hogar. Proyectos que considera que fuero pioneros en empoderar a la mujer de barrio. Para ella fue uno de los primeros programas políticos que posicionó a la mujer. Algunas estudiaban, otras se perfeccionaban. Una idea transgresora con decisión política en tiempos que la perspectiva de género aún no era tema de agenda. Tantas anécdotas hay de ese tiempo, difícil enumerarlas y quedarse con sólo algunas. Recuerda que cuando salió la posibilidad de traer el programa social a la ciudad, habló con el intendente Helios Eseverri. Lo llamó por teléfono y le dijo: “Ud. me tiene que apoyar, este proyecto es muy bueno” y obtuvo un sí como respuesta.
“Eran épocas donde la relación política se basaba en el respeto mutuo”. Así lo recuerda José Eseverri, que heredó esa relación cuando falleció su papá. Al transitar su quinto mandato. José ganó las elecciones de ese año y gobernó por ocho años la ciudad.

Imagen3


«Personas que se definen por una enorme lealtad a sus ideas, tanto Alicia como su esposo, José María. Más allá de ser rivales, el respeto y el contacto leal entre ellos siempre se destacó». «Personas con las que se podía establecer un diálogo político a pesar de las diferencias». Cualidades que, según José Eseverri, “se extrañan en estos tiempos”. Con Alicia, dice, siempre se pudo construir, desde la colaboración y el bien común. Trabajando codo a codo. Destaca de ella, en la crisis del 2001, una fuertísima presencia social. Agradece el acompañamiento que realizó a su gestión durante el período del 2007 hasta el 2015. Y deja claro un mensaje de agradecimiento, aprecio y respeto.

“No conozco a mamá sin la política”, dice Marina. Desde siempre tanto José María González Hueso como Alicia Tabarés militaron. Es por eso que los recuerdos no pueden ser ajenos a la política. No podemos separar a una mamá política de una que no lo sea. Los recuerdos nos llevan a los ocho o nueve años de Marina. Alicia trabajaba en el Área de Educación de la Municipalidad de Olavarría, en el gobierno de Juan Manuel García Blanco, luego de vencer a Eseverri en 1987. Un mandato de 4 años, el único del PJ, en 40 años de democracia. La memoria habla de una mamá trabajadora pero que siempre encontraba el momento para estar presente en las actividades cotidianas. Siempre presente en lo hogareño, hogar es otra cosa. Cuando hablamos de hogar, hablamos de contención, de lugar de refugio. Ahí estaba presente Alicia.

Cuando tenía la sesión en el Concejo Deliberante, llegaba tarde. Igualmente “dejaba preparada la comida para el otro día y la mesa puesta”, recuerda Marina. Siempre la figura de una mujer capaz de romper moldes, una trasgresora. Aunque “no se identifica del todo con el feminismo”, dice de su hija, Alicia se posicionó en un lugar de mujer diferente al resto. Hoy la pregunta es, de dónde sacaba tanto tiempo para hacer todo. Y no sólo tiempo sino fuerza y entereza, andariega.

Como mamá e hijos, distintas relaciones de acuerdo a los momentos de cada uno. Resalta que por ser la única hija mujer también había períodos de conflicto. Su hija cuenta que en la casa siempre se debatía, se cuestionaba aún el desarrollo de la vida política y cree que eso ayudaba a vivir con los pies en la tierra. Un recuerdo presente es que cuando estaba como asesora de Juan Manuel García Blanco, intendente de Olavarría en el período 1987 al 1990, había un run run entre la gente que Alicia al mediodía estaba en su casa. Así que la hora del almuerzo se tornaba un caos. El teléfono y el timbre jamás dejaban de sonar. A raíz de esta situación, se abrió un local para poder evacuar todas las consultas y también para cuidar los espacios familiares. Cuidar el rol de la familia.
Lo público y lo privado había comenzado a entrelazarse y era necesario poder asistir de manera individual a ambos.

Sin lugar a dudas, Alicia siempre fue de un lado a otro. Siempre fue andariega, como le decía su mamá y como se llama su cd. Andariega, pero con un rumbo claro. Militancia, política y familia. La vida la tomó por sorpresa con situaciones dolorosas. Pero para las andariegas el dolor, fortalece.

Siempre con una mirada dulce, que se puede observar con profundidad. Una sonrisa siempre dibujada en su rostro. Una voz amable y firme. Una postura ágil y fresca. Un recorrido musical recién descubierto para algunos. Un cd grabado sin la meta de comercialización, pero sí con realización personal. Es lo que define de alguna manera a Alicia. Esa mujer que desde niña fue de un lado a otro y así siguió y continúa. Una lista de transgresiones, ¿cuál sumará ahora?

Alicia cantante, aunque dice que no lo es, pero grabó un CD. Alicia política, una mirada popular y de construcción. Alicia, esposa y mamá presente, ingeniosa. Alicia con A de andariega. Decidió ponerle música a su vida, siempre.

(*) Trabajo realizado para la cátedra Redacción II, Periodismo. Facso. 

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...