Polo Judicial: Un proyecto que se inició hace 14 años y quedó manchado por denuncias de corrupción

DCIM\100MEDIA\DJI_0014.JPG

Con información de En Línea Noticias e Infocielo

Este lunes el diputado provincial César Valicenti anunció que se reactivaron las obras en el Polo Judicial donde tiempo atrás supo funcionar el Corralón Municipal. Un proyecto que tiene sus orígenes hace 14 años atrás.

Para trazar un recorrido histórico de la obra hay que remontarse a noviembre de 2009, cuando se firmó un convenio entre la Municipalidad de Olavarría y la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires. Los protagonistas de aquel acuerdo fueron el ex intendente José Eseverri y quien por entonces encabezaba la Suprema Corte de Justicia, Luis Genoud.

El acuerdo significaba que el Municipio cedía a la Suprema Corte el inmueble ubicado en 25 de Mayo y Bolívar a cambio del edificio que en la actualidad sirve de sede para el Tribunal de Trabajo N° 1 en la calle Coronel Suárez al 2600, entre Alsina y Vicente López.

El intercambio de inmuebles se iba a concretar cuando el Polo Judicial estuviera terminado.

Pasaron 7 años de ese acuerdo cuando se anunciaba que se licitaría la obra: Eseverri ya no era Intendente y Genoud seguía presidiendo la Suprema Corte de Justicia.

En octubre de 2016 – durante el gobierno de María Eugenia Vidal – se abrió la licitación de la mega obra. “Serán aproximadamente 364 millones de pesos lo que se destinarán a las obras en el predio que se encuentra ubicado en la esquina de Bolívar y 25 de Mayo, el cual reúne alrededor de 12.400 metros cuadrados”, se informaba en aquel entonces. Los 364 millones de inversión hoy no significan nada respecto a lo que verdaderamente costará la obra si se hubiesen cumplido los plazos.

Los primeros cimientos se levantaron en tiempos de la gestión del actual intendente Ezequiel Galli y de la exgobernadora María Eugenia Vidal. Al momento de iniciarse los trabajos el presupuesto ya era de 425 millones de pesos: se tenía que terminar en 700 días.

Bricons SAICFI, una firma beneficiada con la obra pública en Capital Federal y señalada como una de las empresas aportantes en la campaña presidencial de Mauricio Macri, obtuvo la licitación y avanzó con los primeros trabajos.

Poco duró el desarrollo de las obras, en 2019 la empresa paralizó la ejecución en reclamo de la actualización de precios. Alegaba una devaluación de la moneda durante el epílogo de la gestión de Cambiemos. De forma simultánea, se conoció una denuncia realizada por la Suprema Corte dirigida contra la gestión del por entonces ministro de Infraestructura bonaerense, Norberto Gigante, que detuvo por completo los trabajos, a raíz de una investigación iniciada en la Fiscalía General de La Plata.

En concreto, existían certificaciones de obra por un porcentaje mayor a los trabajos ejecutados (las inspecciones daban cuenta de un avance cercano al 60% cuando la realidad mostraba que la ejecución no superaba al 40%). Si bien en el ambiente, es considerada como una práctica más habitual de lo que parece, no por ello resulta menos grave.

Precisamente días después de la paralización, la Suprema Corte de Justicia Bonaerense, expuso el desfinanciamiento que atraviesa la administración de justicia en territorio bonaerense por la falta de recursos para su correcto funcionamiento y la reducción de partidas para obras de infraestructura esenciales.

En abril de 2019, todos los ministros de la Suprema Corte firmaron una resolución en la que pusieron de manifiesto las dificultades que se presentan para afrontar gastos de funcionamiento y asegurar la continuidad de obras de infraestructura edilicia. Entre ellas el Polo Judicial de Olavarría

Ya con el edificio totalmente paralizado, el gobernador Kicillof vino a Olavarría.

En el año 2022 dijo, “el polo judicial tiene una causa por corrupción. Y eso es lo que tiene parada las obras. Y nosotros estamos desde que llegamos accionando sobre la justicia para que la causa continúe, se investigue. Porque yo no puedo decir si son responsables o no. Solo sé que están señalados. Y esperemos que esa causa vaya a fondo pero que mientras tanto nos liberen y nos dejen hacer las obras”.

Antes, en el año 2020, el ministro de Justicia Julio Alak visitó Olavarría y se reunió con actores políticos, profesionales y judiciales de la región. En ese marco, realizó una recorrida por la obra paralizada del Polo Judicial de Olavarría y pidió un informe de situación al Centro de Ingenieros de la localidad.

El Ingeniero Marcos Cavilla, que participó de la elaboración de ese informe, decía: “pudimos observar que la obra tenía un avance de aproximadamente el 40%. Lo que hay que rescatar de nuestra visita y del informe es que es necesario que la obra se termine. La obra parada se está deteriorando. Después podemos hablar de cuestiones de obra que como profesionales de la construcción conocemos pero nunca fue nuestra intención ir por el camino de criticar o juzgar la obra”.

Decía además, “vemos que al estar abandonada y es una obra con subsuelos, los subsuelos están inundados. Son espacios que no están preparados para estar inundados y eso implica un deterioro de los materiales que no están dispuestos a estar en el agua. Vimos que empieza a aparecer oxidación en hierros que no deberían estar a la intemperie y esos procesos de oxidación y sobre todo en los que están parte en el hormigón y parte a la intemperie la oxidación comienza a trasladarse a la estructura y genera daños en el hormigón”.

Varios años después, está vez, el Polo Judicial de Olavarría busca que alguien lo termine.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...