Salvaje intento de femicidio en Bolívar: una mujer de 68 años en gravísimo estado

Estudio eseverri desktop movile

El juez de Garantías de Olavarría, doctor Carlos Villamarin ordenó la detención del agresor: tiene 73 años.


Ph: Diario La Mañana

Fuente: Diario la Mañana

Un bolivarense de 73 años se encuentra detenido tras haber intentado matar a su ex pareja en un intento de femicidio ocurrido en una vivienda de la vecina localidad de Bolívar. El hombre está detenido por orden del doctor Carlos Eduardo Villamarín, juez de Garantías N° 2 de Olavarría.

La Dra. Julia María Sebastián, fiscal de Bolívar, acusó al hombre de “Homicidio doblemente calificado por el vínculo y por ser cometido por un hombre contra una mujer en contexto de violencia de género en grado de tentativa”.

Teófilo Néstor Díaz, como fue identificado el encausado, agregó violentamente a su ex pareja de 68 años en el domicilio de la mujer. Quedó probado, en está instancia, que el hombre propinó a la mujer una feroz golpiza y le provocó gravísimas heridas.

La mujer, identificada como Graciela Cháves, está internada en Sanatorio Güemes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Este miércoles, en el marco de la investigación, el juez Carlos Villamarín avaló un pedido de la Fiscal de la causa y fue allanado el domicilio donde residía el presunto femicida.

De acuerdo al relato de la Dra. Sebastián, quien dialogo con el Diario La Mañana, la relación entre agresor y víctima debe ser calificada como tortuosa ya que a lo largo de muchos años se han producido recurrentemente hechos de violencia que llevaron incluso, algunos de ellos, a que se radiquen denuncias ante la UFI 15 de Bolívar.

Se comprobó, tras la salvaje agresión, que el hombre violó e incumplió distintas medidas restrictivas dispuestas por la Justicia.

La Fiscal dijo que en realidad sucedió en el interior de la vivienda de la mujer, quien recibió innumerable cantidad de golpes de puño que le generaron rotura de costillas con afectación de un pulmón, contusión cerebral y hernia diatal, todas lesiones calificadas como graves.

La mujer quedó ensangrentada y caída en el piso y, una vez alejado el agresor del lugar, intentó por sus propios medios arrastrarse hasta la calle para pedir auxilio, al tiempo que una hija suya llegaba al domicilio tras recibir un llamado telefónico. La Policía llegó prontamente y pudo interceptar al agresor en las inmediaciones secuestrándole en el mismo momento el teléfono celular de la víctima.

Comentarios
Cargando...