Señora, demuéstrale a Borges que son corregibles

Columna de opinión de Carlos Paladino

La incertidumbre demoró en llegar, pero a fin de año se hizo certeza.  Ahora estamos en condiciones de comprobar lo que era una sospecha. La señora Cristina de Kirchner, jefa de la Corporación Kirchnerista, es la jefa del Estado Argentino. El señor Alberto fernandez, es el Presidente de la Nación y debe gobernar en medio de una tremenda crisis económica y el regalo de una pandemia sinigual.  Durante un año, a la cosa se le dio vueltas y vueltas. Preguntamos; ¿no hubiese sido mejor aclararlo de entrada?  Porque está perfecto que así sea, si fue la Señora Cristina quien diseñó el artilugio electoral para ganar las elecciones. La autoridad política nunca dejó de estar en sus manos, entonces, es bueno que ella la detente.  

Lástima que al Presidente Fernández le dejó crecer las alas en el peor momento para gobernar en soledad.. Según sabemos, la señora Cristina no ocupa el despacho que le pertenece en la Casa Rosada, maneja desde otros escritorios que le son más afines. Tal vez la Casa de Gobierno no posea una estructura estratégica que garantice el trabajo independiente de los hombres designados por ella. Por lo que sea, no se siente cómoda en ese lugar, ni tampoco lo necesita para hacer cumplir sus pedidos.  No sería extraño que esta actitud despreciativa pudiera acarrear consecuencias, y es malo que los argentinos paguemos los platos rotos por una pugna surgida de las deslealtades personales.


El ADN de la vicepresidente la anima a ser una líder continental, la territorialidad argentina le queda chica, y, en el  panorama ve vislumbrar un escenario más que propicio para emprender la aventura. Los exponentes de la izquierda antiliberal fueron desapareciendo. El máximo era Fidel Castro, ya fallecido. En la vía sucesoria el comandante Chávez tomó esa bandera, pero, también murió y Maduro no le ató los zapatos, le falta plata y consenso hasta en su propio país: a Evo Morales le cuesta sostenerse en Bolivia, Su marido Néstor se perfilaba como el más apto para cargar con el peso del anti neoliberalismo sudamericano, empero, su salud le jugó una mala pasada.. La Señora cuenta con avales que se hacen notar en el ámbito político argentino.

El principal aval, es la Cámpora, agrupación dirigida por su hijo Máximo y que rememora al presidente que asumió luego de pactar la gobernabilidad con los subversivos de esa época, Montoneros; la Juventud Peronista, FAR y otras de similar ideología. Esta rama del peronismo se sustenta, básicamente, con gente joven repartida a “troche y moche ” en los empleos públicos y demás organizaciones subsidiadas. De hecho, son muchos los integrantes de aquella corriente guerrillera que siempre han estado ocupando cargos públicos. Una manera excelente de que, con los impuestos del pueblo se mantenga vigente esa ideología y, de paso, controlar al gobierno de turno. Tan cierto es que con el embajador en Chile, Rafael Bielsa, celebraron los 50 años de la creación de Montoneros, fecha de la que se valieron para instaurar el “Día del Montonero” Cristina Kirchner no olvida que Perón los echó a los gritos en pleno discurso, después de haberlos instigado a la lucha guerrillera, situación beligerante que marcó el camino para su retorno. Más tarde La Triple A (gobierno peronista) y los recursos del Estado, consintieron en matarlos sin fijarse a qué facción rebelde pertenecían. La Cámpora no es Montoneros, combate con los sueldos que le pagamos, en cambio, Montoneros lo hizo con revólveres y con su vida. Sin embargo, siguen avivando la figura de Perón. Bueno es recordar que Cuba fue el país que les permitió ingresar a adiestrarse en la modalidad guerrillera y a convalidar el negocio derivado de secuestros, robos, etc.

El gobierno de Cristina Kirchner apuntó a sostener la política cubana y ella, personalmente dijo que Fidel era “el último de los líderes modernos”– ¿Rusia es la potencia internacional anticapitalista a la que apunta la señora de Kirchner?. Algunos gestos nos ponen en alerta. Cuando Rusia mantuvo el conflicto con Ucrania por la posesión de Crimea, la líder peronista dijo “Crimea es de Rusia” .Total respaldo al presidente Putín. Otro guiño evidente  más reciente nos indica que la compra de la vacuna rusa se habría decidido por impulso de ella y Kicillof. Ojalá que sea para bien.  La Iglesia Católica – se nos ocurre pensar – con sus exhortaciones referentes a la eterna pobreza sudamericana y al capitalismo que lo origina, es un aporte que capitaliza la Señora y sus “kirchneristas” en su  camino al liderazgo territorial.

Una buena parte del globo terráqueo debe haber visto la cara de traste que mostró Francisco cuando el presidente Macri (gobierno no populista) lo visitó. No lo pudo evitar, apenas si lo hizo ante la hija del mandatario neoliberalista, una niña que nada tenía que ver con la cuestión. En cambio, durante la visita presidencial encarnada en Cristina Kirchner vimos una amena reunión en donde la mandataria argentina le enseñaba al Papa a tomar mate. ¿Deberíamos creer, entonces, que desde el  Vaticano, su descomunal Banco y sus riquezas infinitas, salen contribuciones dinerarias para mitigar el pobrismo diseminado por nuestra América? Esa fue la mejor señal de apoyo irrestricto de la Iglesia Católica a Cristina Fernández.
El presidente Alberto Fernández se desgañita vociferando que nunca más se va pelear con Cristina, siempre será su amigo, afirma. Está anticipando que no frenará la carrera de su vice hacia el liderazgo absoluto. Por ese lado estamos tranquilos, Alberto no hará enojar a Cristina. Los intendentes del conurbano – muy pocos mostraron lo que cobran mensualmente –  no pondrán en riesgo sus salarios por contradecir a la vicepresidente. Indicios y más indicios nos anuncian quién hace gala de la Jefatura del Estado.. El otro día, en el Estadio Único de La Plata y con el Presidente a su lado, Cristina Kirchner reprendió a presentes y ausentes. “Todos aquellos que tengan miedo – dijo – o que no se animan, por favor, hay otras ocupaciones además de ser ministro, ministra, legislador o legisladora, vayan a buscar otro laburo, necesitamos gente que los sillones que ocupan sea para defender definitivamente los intereses del pueblo”  ¿Se refiere al miedo del que se anime a objetarla?. El discurso buscó traer a la memoria que , “Los argentinos podían comer carne ….tomando medidas que a algunos sectores les parecen antipáticas” . El mensaje preocupó, asimismo, el futuro de los sindicalistas. A pesar del peligro que cayó sobre los incumplidores, los presentes – sentados y respetando la distancia sanitaria -, aplaudieron a rabiar. Aplaudían muy fuerte, queriendo marcar “Yo no fui, el reto no es para mí” .Presentes y ausentes temblaron.. Sergio Massa, el eterno ambivalente afectivo, acusó el impacto y más pronto que ligero, agarró el micrófono y sin medir mucho lo que iba a decir, se despachó: “Porque vamos a volver a recuperar el salario de los trabajadores, Vamos a volver a recuperar el ingreso de los jubilados que en los últimos cuatro años perdieron 20% contra la inflación”  ¿Porqué – nos preguntamos -no lo hizo antes, si era tan fácil? El fulano, necesitaba el reto de quien tantas veces criticó. La señora Cristina produce aduladores notables. Alicia Castro, ex embajadora en Venezuela y el Reino Unido le movió el piso al secretario Juan Pablo Biondi (Comunión Pública de la Nación) “porque no aplaudió en ningún momento a Cristina” . ¡¡Increíble!!.Señora, no se rodee de aduladores e incapaces. Usted no precisa escuchar a esa gente.  Tácito (c.55-c.120) en épocas que el tiempo consumió, ya conocía la calaña de ese conjunto de políticos. “La peor especie de enemigos es la de los aduladores”. Cuando les deje de pagar, Señora, formarán un ejército de enemigos.      
Señora Cristina de Kirchner; sí es dueña de tantas voluntades; ponga en vereda a su tropa, use el peso de su influencia para disciplinarlos. Ponga a cargo de los mejores proyectos, a personas de valía comprobada.No experimente con aduladores ineficaces.. Demuéstrele a Borges que son corregibles.  Por favor.

Comentarios
Cargando...