Solemnidad de la Ascensión

Angélica  Diez, Misionera  de la  Inmaculada  Padre  Kolbe, Olavarría.


            El recordado  san  Juan  Pablo  II ,  en  mayo  del  1979  ,en la solemnidad de la Ascensión de Nuestro Señor,  meditando las lecturas de la Escritura ,  hizo  hincapié en el significado de la riqueza de este misterio  en  el  que se descubren dos afirmaciones: “Jesús les dio instrucciones” y “Jesús ocupó su puesto“. Decía  el  papa: “En la providencia de Dios —en el eterno designio del Padre— había llegado para Cristo la hora de partir. Iba a dejar a sus Apóstoles con su Madre, María, pero sólo después de haberles dado instrucciones. Esas instrucciones indicaban ante todo que los Apóstoles debían esperar al Espíritu Santo, que era don del Padre. Enseñar y proclamar la Buena Nueva en el mundo entero. Bautizar en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Dar testimonio de Cristo “hasta los confines de la tierra”. La Iglesia naciente entendió claramente estas instrucciones y comenzó la era misionera y fue el Espíritu Santo quien  implantó en la Iglesia un carisma apostólico a fin de mantener intacta esta revelación. A través de sus palabras Jesús iba a vivir en su Iglesia: “Yo estaré siempre con vosotros”.

            Y la segunda afirmación se halla en esta frase: “Jesús ocupó su puesto“. Después de haber pasado por la humillación de su pasión y muerte, Jesús ocupa su puesto a la diestra de Dios, su eterno Padre. Pero también entró en el cielo como Cabeza nuestra. Ocupa su puesto de “primogénito entre muchos hermanos” (Rom 8, 29): nuestra naturaleza está con Dios en Cristo. Y en cuanto hombre el Señor Jesús vive para siempre intercediendo por nosotros ante su Padre (cf. Heb .7, 25). Desde su trono de gloria Jesús envía a toda la Iglesia un mensaje de esperanza y una llamada a la santidad, Él ha llevado al cielo nuestra frágil humanidad y nos has abierto el camino .Que  renovando  nuestra fe  en su promesa  seamos sus testigos en nuestra vida cotidiana  narrando la alegría de su Misericordia”.

(*)  Angélica  Diez, Misionera  de la  Inmaculada  Padre  Kolbe, Olavarría.

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...