Tandil: Prisión preventiva para los dos acusados del homicidio del cineasta

Foto: El Eco

Uno de ellos está detenido en la Unidad 2 de Sierra Chica y cuenta con la defensa técnica del abogado Sergio Roldán. Se espera que la decisión de primera instancia sea apelada por las respectivas defensas. “Se los acusa de homicidio en ocasión de robo”


El juez de Garantías de Tandil José Alberto Moragas definió en las últimas horas confirmar la prisión preventiva para los dos hombres acusados de ser parte del brutal asesinato de Bruno Vergagni, el cineasta tandilense con fuertes vínculos en la Universidad Nacional del Centro de la provincia de Buenos Aires.

Vergagni según consigna la investigación fue asesinado en su departamento de la ciudad de Tandil, el domingo 13 de septiembre y su cuerpo hallado horas después.

En primera instancia, apegada a la decisión del Juez de Garantías, José Luis Anriquez y Juan Cruz Dante Álvarez seguirán presos hasta que se sustancie el juicio oral y público.

José Luis Anriquez cuenta con la defensa técnica del olavarriense Sergio Roldán. Precisamente fue Anriquez el único de los dos encausados que decidió dar su versión de los hechos y declaró frente al Fiscal de la causa.

Anriquez responsabilizando a quien era hasta el día de los hechos su pareja, Álvarez, de la brutal agresión seguida de muerte, no sin después robarse pertenencias de la víctima cuando yacía en el piso bajo un profuso charco de sangre. La declaración de Anriquez, por el momento, no fue tomada en cuenta para el Fiscal quien elevó el pedido de prisión preventiva al Juzgado de Garantías, cuyo magistrado avaló el lunes.

La acusación Fiscal, por el momento, es “homicidio en ocasión de robo” y afecta a los dos encartados.

Para el fiscal víctima y los presuntos victimarios compartieron una cena que luego, por razones aún no descifradas, terminó en un suceso tremendamente violento y mortal.

Respecto a la participación de la agresión y en especial sobre las sospechas para con Anriquez,  se le constataron lesiones compatibles con un forcejeo o pelea, factiblemente con la víctima, cuyo cadáver advierte reiterados y salvajes golpes en el cráneo.

Siempre según la acusación fiscal, luego del hecho y tras guardar lo sustraído en la casa del cineasta Anriquez y Alvarez fueron registrados haciendo compras en un supermercado.

Con información de El Eco.

Comentarios
Cargando...