Estudio eseverri desktop movile

Un olavarriense condenado por un violento robo en Azul

Juicio abreviado en la vecina localidad.


Fuente: Diario El Tiempo

Un albañil olavarriense fue condenado acusado de haber participado de un violento robo ocurrido en la ciudad de Azul en mayo de 2016.

El hombre fue condenado a la pena de seis años y ocho meses de prisión.

El olavarriense condenado fue identificado como Héctor Fernando Heredia.

La condena llegó luego de un juicio abreviado que se tramitó en el Tribunal Oral en lo Criminal número 2 de Azul y contó con la intervención de Luis Surget, el juez del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil departamental que de manera subrogante está integrando ese cuerpo.

Los hechos

La estación de servicios de la firma “Petrobras” que está ubicada a la altura del kilómetro 298 de la Ruta Nacional número 3, en cercanías a uno de los ingresos principales a Azul, se había convertido el 23 de mayo del año 2016 en escenario de este robo.

Aquel día, cuando habían transcurrido unos minutos de la hora 21, quedó probado que los condenados en este juicio abreviado y dos varones más -uno de los cuales era el menor de edad ya mencionado- ingresaron armados y con fines de robo a la mencionada estación de servicios.

Según el juez Surget escribió en el fallo, los cuatro autores de este robo agravado “previamente se habían puesto de acuerdo” para llevar a cabo el ilícito, lo que implicó que se repartieran tareas en el marco de ese “plan conjunto” con fines delictivos que desplegaron.

Aquella noche, Heredia, Candal y los demás se trasladaban en una Volkswagen Suran, vehículo en el que llegaron hasta la estación de servicios ubicada sobre la Ruta Nacional número 3.

Al momento de llevado a cabo el asalto -se mencionó también en la resolución- dos de los autores del hecho portaban “al menos dos armas de fuego de uso civil cargadas, sin contar para ello con la respectiva autorización legal otorgada por el registro correspondiente”.

Dichas armas, según se comprobaría después cuando los cuatro fueron arrestados, eran dos revólveres calibre 22. El accionar delictivo de los asaltantes, una vez en el lugar, también fue descrito en la resolución de este juicio abreviado.

En ese sentido, se mencionó que dos de los ocupantes de la Surán ingresaron al buffet de la estación de servicios cuando en ese entonces se encontraba presente en el lugar su propietaria, quien terminó convirtiéndose aquella noche en una de las víctimas de este robo.

Una vez en ese lugar, uno de los delincuentes -identificado en el fallo como “Adalberto Aguirre”- “le apuntó con el arma de fuego que portaba” a la mujer. Luego “pasó por detrás del mostrador y le refirió textualmente: ‘Esto es un asalto. Dame la plata, dame las cosas que tengas’”.

La víctima, “intimidada”, abrió la caja registradora, ocasión en la cual el mismo sujeto que le apuntaba con el revólver se apoderó de la plata que en el interior de la misma había.

Según se pudo probar también, en momentos que eso ocurría ingresó Candal -que era quien guiaba aquella noche la Surán- al lugar, quien -con relación a la mujer que estaba siendo apuntada con el revólver- le dijo a su cómplice: “Que te dé toda la plata, sino matala”.

Eso hizo que ese otro sujeto revisara los bolsillos del pantalón y de las demás prendas con las que estaba vestida la propietaria del buffet, para después también robarle una mochila.

Mientras todo eso sucedía, en las afueras de la estación de servicios Heredia y el menor, los demás coautores de este robo, “portando ambos armas de fuego cargadas sin contar con la debida autorización legal” interceptaron al playero, lo que se produjo cuando ese empleado de la estación de servicios estaba con un cliente.

Los testimonios colectados en la investigación penal servirían para conocer que en ese entonces el adolescente menor de edad llevaba colocada una máscara para ocultar su rostro, la cual después fue incautada cuando los autores de este hecho resultaron aprehendidos por la Policía.

A ambas víctimas, el menor y uno de los condenados en este juicio abreviado les apuntaron también con las armas de fuego que portaban. Después, en medio de amenazas y obligándolos a que se tiraran al piso, les robaron dinero y un teléfono celular.

Al playero también le robaron un equipo de mate, una linterna y una radio “tipo chanchita”. Y mientras estaba tirado en el piso, fue agredido a patadas por uno de los autores de este violento robo.

Fuga y persecución

Tras concretar el asalto aquella noche, los autores del hecho huyeron en la Volkswagen Surán en la que habían llegado hasta la estación de servicios.

Inmediatamente personal policial fue alertado de lo ocurrido, por lo que se iniciaron tareas para ubicar a los delincuentes. De esa manera, pudieron ser localizados en la Ruta 3 cuando se daban a la fuga en el auto, por lo que se inició una persecución que finalizó con las aprehensiones de los cuatro implicados en el robo.

Mientras eran perseguidos por policías del Comando de Patrullas, Comando de Prevención Rural, Seccional Primera y Vial de Azul “los sujetos, haciendo caso omiso a las órdenes impartidas para que detengan su marcha, extraen de una de las ventanillas del vehículo una de las armas de fuego, apuntando en todo momento a los móviles para lograr su huida”.

Pero finalmente aquella noche no lograron hacerlo, ya que uno de los patrulleros se adelantó a la Surán y le cerró el paso en la ruta, lo que hizo que el conductor del rodado detuviera la marcha y que instantes más tarde sus cuatro ocupantes resultaran aprehendidos.

El automóvil pudo ser interceptado a la altura del kilómetro 302 de la Ruta 3, lugar donde sus ocupantes fueron obligados a descender del vehículo.
En la parte trasera del rodado, en el suelo, se hallaron dinero y los dos revólveres, uno de los cuales estaba en el interior de una gorra.

Después, otros elementos incautados dentro de la Surán fueron reconocidos por las víctimas como los mismos que les habían sustraídos durante este violento robo.

Las víctimas fueron contestes en señalar que dos de los sujetos agresores se dirigieron al buffet y los otros dos, a la garita del empleado de la estación de servicios. Todos, portando armas de fuego, lo que implica que previamente se pusieron de acuerdo en cometer el hecho, dividiendo tareas en un plan conjunto”, escribió el juez Surget  en otro tramo del fallo que finalizó con las condenas para dos de los autores de este robo agravado.

Comentarios
Cargando...