Estudio eseverri desktop movile

La visita de Axel Kicillof, su “chicana” a Ezequiel Galli y una campaña frenética

Escribe: Sergio Di Pino


Tercera visita en campaña: Kicillof y esa obsesión con Olavarría

Escribe: Sergio Di Pino

Axel Kicillof interpeló a Ezequiel Galli durante un acto y sorprendió a todos. A diferencia de sus anteriores visitas, la actividad realizada por el gobernador en la escuela de Policía “Juan Vucetich” de Loma Negra, tuvo componentes institucionales que propiciaron la participación del intendente de Olavarría.

La agenda diseñada por la Provincia incluía la entrega de una docena de patrulleros al Municipio y formalizar el centro de formación de cadetes de la Policía Rural, un histórico reclamo de las entidades rurales que la actual gestión bonaerense decidió atender y poner en práctica.  Hasta allí, una actividad más de gobierno que coincidió con un momento puntual de la coyuntura electoralista.

De un tiempo a esta parte, la mezcla entre eventos institucionales y de campaña es una práctica aceptada y desarrollada por el conjunto de la dirigencia política. Nadie se salva. Pese a eso, no deja de llamar la atención cuando la cuestión electoral se manifiesta forma tan explícita.

Tras la recepción al gobernador y una recorrida por las postas de entrenamiento en el Cerro Luciano Fortabat, tuvo lugar el evento principal. Frente al auditorio, estuvieron Axel Kicillof, el ministro de Seguridad, Sergio Berni y, curiosamente, Maximiliano Wesner, quien fue presentado por la locutora oficial en su rol de candidato a concejal por el Frente de Todos.

Toda la agenda vinculada a la seguridad en la visita de Kicillof.

A la fila de espectadores, quedaron relegados los intendentes Ezequiel Galli y Hernán Bertellys (Azul) o incluso Eduardo Bucca y Liliana Schwindt quienes, más allá de sus roles de candidatos del Frente de Todos por la séptima sección,  al menos cumplen una función institucional por ser legisladores nacionales. Incluir a los intendentes opositores y sumarlos a la foto, como beneficiarios de una política oficial, puede incomodarlos más que lanzarles una chicana.

Lejos de eso, el gobernador prefirió centrarse en la discusión provincial. Partió de un duro diagnóstico sobre la situación heredada en materia de seguridad y lo usó como trampolín para enaltecer a sus acciones de gobierno. “Recibimos chatarra y una institución muy desprestigiada” lanzó. Sus dichos, fueron ratificados con una inusual puesta en escena: a un costado de los flamantes patrulleros colocaron a un viejo móvil de la Patrulla Rural. Utilizada durante más de una década, la camioneta exhibía un pésimo estado de conservación. El contraste buscado era notorio.

En ese contexto, se produjo la inesperada mención de Axel Kicillof al intendente Ezequiel Galli: “No me deja mentir Ezequiel (Galli). Hacía rato que no había una entrega importante de patrulleros en la provincia. Hace muchísimo tiempo. Venimos de una inversión de nuestro plan integral de seguridad de más de 37 mil millones de pesos. Una parte importante es para los móviles” afirmó el gobernador. No se trató de una búsqueda de complicidad. Todo lo contrario. Incomodó.

Kicillof y la chicana a Ezequiel (Galli)

El acto continuó con una serie de anuncios de coyuntura. Incrementos salariales a las fuerzas de seguridad y una mejora en las horas Cores.  Estas medidas de urgencia, sirvieron para desactivar una revuelta anónima de sectores de la policía que llamaban a una “retención de tareas”. Luego de la presentación, hubo un encuentro de funcionarios y candidatos del Frente de Todos con los medios de comunicación y las autoridades municipales se retiraron en silencio.

La respuesta del Municipio llegó, en horas de la tarde, con declaraciones realizadas por el funcionario y tercer candidato a senador provincial de Juntos, Diego Robbiani.

“Hay que dejar de hacer actos políticos oportunistas y ponerse la seguridad al hombro” expresó. En sus declaraciones, salió en defensa de las gestiones de la ex gobernadora María Eugenia Vidal y del intendente Ezequiel Galli en materia de seguridad: “para dar un ejemplo de esta situación hay que decir que cuando el Ministro de Seguridad era Cristian Ritondo, Olavarría recibió además 9 Camionetas Ranger 4×2, 1 Camioneta Dodge RAM, 1 Citroën Berlingo y 2 VW Voyage” recordó.

Robbiani cruzó a Berni.

En esa línea, agregó que el Municipio “adquirió 6 VW Gol Trend, 2 Motos Benelli y 5 Motos 125cc” y mencionó que “en los últimos dos años el Municipio destinó más de 50 millones de pesos a cargar combustible a los patrulleros, reparación de vehículos de las fuerzas policiales, cambios de neumáticos y horas extras de los efectivos”.

Si bien la compra de vehículos existió y el auxilio de los distintos gobiernos municipales para solventar gastos de la policía bonaerense pueden rastrearse, desde hace décadas, hubo algo que omitió decir el funcionario: varios de esos móviles entregados por el ex ministro Cristian Ritondo en 2017, quedaron tirados en el playón de la Jefatura Distrital de Policía, durante muchos meses, por no cumplir con una serie de medidas básicas de seguridad y equipamiento.

Las dificultades de aquella licitación realizada por el Municipio y su adjudicación a una concesionaria que tercerizó las tareas de readecuación y equipamiento a los móviles, provocaron que los vehículos no pudieran utilizarse, en un largo periodo, pese a las crecientes demandas vecinales de incrementar el número y la frecuencia de los patrullajes.

En la polémica entre la Provincia y el Municipio, también se metió la candidata a concejal de “Ahora Olavarría”, Celeste Arouxet: “El Municipio destinó 50 millones de pesos a seguridad cuando recaudó casi el doble” remarcó en referencia  al concepto de “Protección Ciudadana” que los vecinos pagan como parte de la Tasa de Servicios Generales Urbanos.

Más allá de las polémicas, Olavarría contará con nuevos móviles policiales que permitirán renovar su castigada flota y fortalecer el patrullaje en las calles y caminos del Partido.

La campaña local volvió a su ritmo frenético

La Unión Industrial de Olavarría y rol central en el armado de un acto con fuerte volumen en Olavarría

Tras un breve descanso, la actividad política de la semana evidenció un trajín similar al registrado al cierre de la campaña electoral en las PASO.  A lo largo de los días, desfilaron candidatos y funcionarios de la gran mayoría de los espacios que participarán en los comicios generales. A la visita de José Luis Espert y Florencio Randazzo, se sumaron varios funcionarios nacionales y provinciales (con presencia central del gobernador Axel Kicillof). Hubo presentaciones de candidatos y de propuestas. Actividades, reuniones, anuncios. No faltaron los cruces y las acusaciones por doquier.

El Frente de Todos retomó una práctica casi olvidada en las campañas: realizó una presentación de sus propuestas legislativas. Los principales ejes fueron proyectos referidos a la industria, juventud, deportes, cultura, género y medio ambiente. Encabezados por Maximiliano Wesner, cada uno de los integrantes de la nómina desarrolló los puntos centrales de la plataforma. En varias mesas, ubicadas alrededor de los expositores, se sentaron los principales dirigentes locales del Frente de Todos, que escucharon atentamente las intervenciones.  

Wesner anunció sus propuestas y prometió ampliarlas mirando el 2023

Entre algunas de las propuestas, se oyeron iniciativas novedosas como el impulso de un polo tecnológico o una mesa industrial que defina prioridades para un fondo municipal destinado a obras y mejoras de los parques industriales. En otros casos, mostraron algunas ideas que se repiten en cada campaña y que aún no han podido concretarse. Por ejemplo, la  implementación de presupuestos participativos o la añorada playa de Estacionamiento de Camiones. Más allá que algunas ideas se corresponden más con el campo de acción del Poder Ejecutivo, es saludable que se recupere la tradición de dar a conocer las ideas legislativas. En ese sentido, resultaría interesante que pueda ser imitado por otras fuerzas políticas.

Einar Iguerategui al frente de «Hacer Olavarría». Ex eseverristas integrados al Frente de Todos.

Otra de las grandes novedades, fue el lanzamiento de la agrupación “Hacer Olavarría”. La integran un grupo de dirigentes con un pasado reciente dentro del eseverrismo. En la foto de presentación, se vio a los ex concejales Einar Iguerategui, Carlos Manzur, Irene Blanco, Gerardo Ripoll y Eduardo Nasello. También al encuestador Luis Mosquera, al ex Delegado Regional de Trabajo, José Pablo Ávalos, o las ex consejeras escolares Marcela Castillo y Claudia Ruppel. Según confiaron referentes del espacio, el lanzamiento surgió producto de la necesidad de mostrar “algo nuevo”. El punto de partida fue la voluntad de formar parte del Frente de Todos: “no queríamos juntarnos para discutir a dónde estábamos” explicaron.

El alejamiento de José Eseverri de la política, desorientó a muchos militantes que se identificaban con su liderazgo. Pese a que el ex intendente aclaró que sus intervenciones personales no respondían a ningún interés partidario, su peso específico como dirigente llevó a que la lectura social interpretara sus intervenciones como hechos políticos del “eseverrismo”.

Aunque abiertos al diálogo con todos los sectores de la coalición, el lanzamiento de la agrupación fue con Eduardo “Bali” Bucca. El ex intendente de Bolívar, definirá gran parte de su suerte como referente seccional en función a la posibilidad de ingresar o no a la Legislatura bonaerense.

Durante la semana, también llegaron los ministro de producción bonaerense, Augusto Costa y el ministro de Ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación Jorge Ferraresi. En ambos encuentros, hubo articulación con sectores de la producción para abordar necesidades o materializar resultados concretos como la entrega de créditos a adjudicatarios del Pro.Cre.Ar. En dichas intervenciones, se escucharon fuertes críticas al municipio por su “inacción”. Denunciaron demoras de la comuna en trámites para las escrituras del Parque Industrial o falta de políticas habitacionales: “El gobierno local no tiene en agenda la vivienda” lanzó Ferraresi.

En el encuentro con Augusto Costa y el titular del Banco Provincia, Juan Cuattromo, los industriales consiguieron dos importantes compromisos de las autoridades: avanzar con la obtención de las escrituras de los terrenos situados en los Parques Industriales 3 y 5 y la inminente puesta en funcionamiento de la sucursal bancaria en el Parque Industrial, un hecho prometido en tiempos de María Eugenia Vidal, que no llegó a concretarse.

Las inauguraciones del Municipio, el lanzamiento de Juntos  y las “reuniones cuidadas”

Galli inauguró pavimento.

La agenda semanal del gobierno de Ezequiel Galli estuvo centrada en la inauguración de obras de pavimentación y en una progresiva (pero cuidada), inclusión de integrantes del radicalismo a las actividades de campaña.

El primero de los actos fue, a comienzos de la semana, con el pavimento de la avenida Alberdi. El intendente fue sorprendido por un vecino – antes había puesto la marcha peronista a todo volumen- que le recriminó la omisión del uso de fondos provinciales y nacionales en sus discursos. Ezequiel Galli se defendió y salió del paso. Utilizó el argumento de que los fondos “por ley llegan a los municipios pero es el municipio quien decide qué obra se hace”. Fue una aclaración válida que solo se escuchó producto de un cuestionamiento externo.

Durante los últimos días, se observó una lenta inclusión de los candidatos de la UCR, Sebastián Matrella y Belén Vergel a las actividades del oficialismo. Fueron a lugares “amenos” como una recorrida en caminos rurales de Crotto o participaron de reuniones con instituciones de cierta afinidad con el gobierno.

El acuerdo marco de la coalición Junto,s bajó como un imperativo a los Municipios. Maquillar sus diferencias de “pago chico” y acoplarse a un mensaje global de unidad electoral. Restará saber si para el votante de Facundo Manes o de la UCR local – que en los últimos años se caracterizó por tener un discurso crítico hacia la gestión municipal- , este tipo de acciones de “marketing comunicacional” son suficientes y creíbles. 

El acto realizado el sábado en el Parque del Bicentenario consolidó el mensaje de unidad,  el respeto por las “identidades” y la fuerte polarización con el kirhnerismo. “Hoy la gente no necesita una heladera, necesita llenar la heladera. Necesita laburar la gente”, expresó Ezequiel Galli, como último orador del encuentro.

logistica olavarria
Comentarios
Cargando...