Nuestra Señora del Rosario


El 7 de octubre celebramos la fiesta de la Bienaventurada Virgen María del Santísimo Rosario, Nuestra Señora del Rosario, advocación mariana que nos regala un puente de rosas de la tierra al Cielo.“Rezar el Santo Rosario no solo es hacer memoria del gozo, el dolor, la gloria, de Nazaret al Calvario. Es el fiel itinerario de una realidad vivida, y quedará entretejida, siguiendo al Cristo gozoso, crucificado y glorioso, en el Rosario, la vida.” (Bernardo Velado Graña).

            “Dios te Salve María llena eres de gracia”. Son las primeras palabras del Ave María, la oración a Virgen que recuerda las palabras del Ángel Gabriel en el momento de la Anunciación. Una oración que es la base de la devoción a la Madre de Dios y que traza el rezo del Santo Rosario, en el que se repite hasta 53 veces. Santo Domingo de Guzmán recibió de manos de la misma Virgen María este símbolo, que se propagó por toda Europa durante el siglo XV, cuando otro fraile dominico tuvo una visión sobre este momento. Una devoción que se arraiga mucho más tras la batalla de Lepanto, cuya victoria se atribuye a la intercesión de la Santísima Virgen, y por la cual se instaura el día 7 de octubre como la fiesta del Rosario.

            Al celebrar  esta  fiesta recordamos también, que la Virgen llevaba un rosario en la mano cuando se le apareció a Bernardita en Lourdes. Cuando se les apareció a los tres pastorcitos en Fátima, también tenía un rosario. Fue en Fátima donde ella misma se identificó con el título de “La Señora del Rosario”.

            Iconográficamente, la Virgen del Rosario siempre lleva un rosario en la mano. Lo tradicional es vestirla de túnica roja y con un manto azul. El rojo es el color de la tierra y representa la humanidad. Y el azul es el color del cielo, de la divinidad. “María es la mujer de la humanidad revestida de la divinidad”. Una simbología que procede de los iconos bizantinos, donde generalmente se presenta así a la Virgen.

            El Papa Francisco nos ha manifestado en diferentes reflexiones su invitación a rezar el rosario en familia, nos dice: “… el rosario “fortalece la familia”, “acerca el Cielo a los hombres”, “es un arma que protege de las tentaciones” , ”ayuda a superar las pruebas”, “resume la historia de la salvación”, “ayuda a obtener la paz en el corazón”.        El Santo Padre ha escrito a mano en la introducción del pequeño libro “El Rosario. Oración del corazón”, “El Rosario es la oración que acompaña siempre la vida, es también la oración de los sencillos y de los santos… es la oración de mi corazón” en este día tan especial le pedimos a nuestra Madrecita del Cielo que sea también la nuestra.

(*)  Samanta Peralta,  Consagrada a la Virgen (Tandil)

Estudio eseverri desktop movile
Comentarios
Cargando...