Galli: “Nuestro primer mandato es el de 2019-2023”

Ezequiel Galli concedió una entrevista al periodista olavarriense Sergio Di Pino para Infocielo donde habló de diversos temas. Pero deja abierta la posibilidad de un tercer mandato. Sobre la Ley que limita la reelección sostuvo: “la ley debe ser interpretada por la Justicia”.


Fotos: Luis Molina / Jorge Scotton

El Intendente Municipal Ezequiel Galli habló con el periodista Sergio Di Pino en una entrevista que este domingo publicó el portal Infocielo allí el Jefe Comunal no descartó un tercer mandato al frente de la Municipalidad de Olavarría. “Nuestro primer mandato es el de 2019-2023”, sostuvo el Jefe Comunal.

Al mismo tiempo aclaró que la actual Ley Provincial que limita los mandatos en la provincia de Buenos Aires “debe ser interpretada por la Justicia”.

De esta manera el Intendente Municipal realizó la misma lectura que, durante la semana, ya había realizado el Presidente del Concejo Deliberante local Bruno Cenizo.

-El año que viene es electoral y ya hay algunos movimientos. ¿Cómo ves ese escenario para Juntos por el Cambio con la mirada de fondo en el 2023?

Se está viendo mucho movimiento político, de un lado y del otro. Uno mira lo propio con el PRO, Juntos por el Cambio y el Grupo Dorrego que se ha formado con intendentes que queremos aportar para el espacio. Queremos generar un espacio que encuentre el candidato a gobernador en 2023 pero estamos más pensando en el 2021.

Nosotros queremos volver a ser gobierno a nivel nacional, provincial y sostener en el Municipio. Para las candidaturas falta mucho, pero tenemos la oportunidad y hay que destacar que Juntos por el Cambio sigue estando unido. Con discusiones internas, con distintas visiones, pero seguimos estando juntos. Que no nos hayamos dividido nos hace pensar en la opción de volver a ser gobierno.

¿Te gustaría algún candidato en particular para la gobernación?

Hay muchos anotados en la carrera a Gobernador. Jorge Macri, Cristian Ritondo, Diego Santilli podría llegar a ser. Pero la premisa del grupo Dorrego es que el candidato sea de consenso con la Mesa del Pro y el Grupo Dorrego. Tenemos territorialidad suficiente para dar esa discusión. Después puede haber PASO. A nivel nacional, Horacio- Rodríguez Larreta se ha expresado para ser presidente y es válido. Está haciendo las cosas muy bien en la Ciudad de Buenos Aires para posicionarse. Bienvenido sea que tengamos varios nombres.

-¿A Macri lo ves como candidato?

Voy a decir una frase de Jorge Macri que me representa. Me gusta más el Mauricio Macri mentor que el candidato. Hay que valorar lo que hizo, porque fue el que llevó a este espacio a ser gobierno nacional y llevó a cabo muchas cosas bien para que se lo valore como ex presidente y líder natural de nuestro espacio. A Macri no lo veo como candidato, tiene que tener otro rol de liderazgo y que encuentre los consensos para que el espacio siga y no haya una ruptura.

-En lo seccional, ¿cuáles son las expectativas?

-Tenemos un desafío muy grande a nivel seccional que es sostener tres bancas en el Senado provincial. Nos pusimos a trabajar con Azul para caminar la sección y generar espacios dentro de Juntos por el Cambio. Yo desde el PRO, Azul desde el peronismo que pertenece a Juntos por el Cambio pero trabajando espalda con espalda con Hernán – Bertellys- para lograr con el caudal de votos que tienen Azul y Olavarría lograr sostener esas bancas que van a ser claves.

La idea es que en la sección no vuelva a pasar lo del cierre de listas del 2019 y que Olavarría tenga un representante, Azul un representante y que la sección tenga los tres representantes que merece. Vamos a trabajar para armar una lista de consenso para que los tres primeros candidatos tengan la representatividad de la sección.

-Un tema en debate es la Ley de reelecciones indefinidas. Una norma que impulsó Juntos por el Cambio pero que está discutida. Incluso Alberto Fernández dio algunas señales para habilitar ese debate y avanzar en la derogación. ¿Qué opinión te merece esa discusión?

-Derogar leyes no creo que sea bueno, más cuando son leyes de consenso. No fue solo una ley de María Eugenia Vidal sino que participó parte del peronismo, Sergio Massa. Cuando las leyes son buenas es peligroso derogarlas, en este caso se limita las elecciones indefinidas y la eternización en el poder. Por otro lado creo que la interpretación de la ley es la clave y esto lo digo más como abogado que como intendente: nunca las leyes pueden ser retroactivas y la discusión va a estar ahí. Nuestro primer mandato con la ley es este, 2019-2023. Después lo que interprete la Justicia llevará su tiempo y tenemos tiempo para discutirlo y evaluarlo. Pero me parece que las leyes, salvo que estén vinculadas a la dictadura militar no deben ser derogadas. Si debe ser interpretada por la Justicia. Lo que determine la justicia es lo que vamos a hacer.

-Si la interpretación a esa ley es favorable ¿te gustaría volver a ser candidato?

Falta mucho. Amo lo que hago, me encanta ser intendente y disfruto de mi trabajo. Falta mucho. No creo que sea momento para decir voy a ser candidato de nuevo. Tengo que enfocarme en seguir gestionando para atravesar esta pandemia y después el tiempo dirá. Este año ha sido muy cansador, agotador. Desde lo mental, no hemos tenido siquiera descanso un fin de semana con mi familia. Es algo que ha sido muy duro pero uno renueva las energías y quien te dice, si la interpretación de la ley es favorable no vuelva a ser candidato. No te digo ni que sí ni que no pero creo que la interpretación viene por ese lado.

-¿Cómo está hoy la relación con el radicalismo? A nivel nacional y provincial ha sido una parte activa en Juntos por el Cambio pero quizás en lo local siempre hubo diferencias, sobre todo viendo lo que pasa en el Concejo Deliberante

-Es una relación rara, con algún sector del radicalismo. Con otros sectores siempre tuvimos muy buena relación. Respecto al oficialismo, el Comité local, hemos tenido idas y vueltas. Nosotros hoy con el sector del radicalismo que tenemos mejor relación es con (Leandro) Lanceta y es el sector que siempre estuvo trabajando con nosotros en Juntos por el Cambio y ha demostrado tener el respeto por el espacio. Del otro lado hemos tenido rupturas de bloque, cuestiones que en la política no se han visto en otros municipios. Todo lleva su tiempo de maduración. No digo que no podamos volver a generar esa confianza. Hay que esperar que pasa a nivel nacional, provincial y local con la interna que se juega en el espacio y después veremos como trabajamos para el futuro.

-¿Y cómo es el vínculo con el Gobierno de la provincia?

Hay una buena relación institucional. Obviamente no es lo mismo que estar con María Eugenia en la gobernación. Pero con Carlos Bianco tengo muy buen diálogo. Hemos discutido y tenido diferentes puntos de vista pero no hemos puesto de acuerdo siempre y lo valoro mucho. Bianco es un gran Jefe de Gabinete que entiende la política y su premisa es cubrirle la espalda al gobernador y eso es muy bueno. Habla muy bien de él como funcionario. Después obviamente tenemos cosas para plantear pero es parte de una discusión que tenemos que dar nosotros como grupo de intendentes.

-Te reuniste finalmente con la Mesa de Emergencia, una vez que se levantó el acampe que era la condición que habías solicitado. ¿Qué ocurrió en esa reunión?

-Vinieron a traer proyectos de cuestiones para la ciudad. Mucho de los proyectos les dije que no tienen mucho destino porque o ya los estamos haciendo, para ellos no los estamos haciendo bien pero yo confío en el trabajo de mi equipo y después algunas cuestiones como por ejemplo para solucionar un tema habitacional y me comprometí a solucionarlo. Fue una charla de casi dos horas en la que ellos plantearon un montón de cuestiones que creen que se deben hacerse. Pero creo que el método del acampe nunca es bueno para la ciudad. No lo comparto y no es la manera. El trabajo del Estado es lento, a veces cuesta entenderlo del otro lado pero la burocracia siempre existió y por eso trabajamos mucho para desburocratizar el Estado y tendremos que seguir esforzándonos mucho. Pero al menos pudimos sentarnos y dialogar un rato.

Galli y la situación por el COVID

– La pandemia ha sido el tema casi excluyente del año. Después de un octubre complicado, se ven algunos indicadores favorables. ¿Cuál es la situación hoy?

-Octubre fue muy duro a nivel números. A fin de mes, el balance era que el 60% de los contagios había sido en el mes de octubre y el 50% de los fallecimientos. Pero a raíz del Programa Rastrear- Testear- Aislar (RTA) fuimos yendo barrio por barrio y localidad por localidad a testear masivamente. Pudimos empezar a bajar el porcentaje de positividad y de casos activos. Bajamos de los 300 casos activos y todos los días de noviembre hemos tenido más cantidad de curados que de positivos y más casos negativos que positivos. Estamos contentos pero sin bajar la guardia porque en diciembre podemos llegar a tener otro pico de contagios. Estamos pensando en las fiestas. Nos preocupa. La gente inevitablemente se va a juntar y tenemos que ver que los testeos hagan que en diciembre no tengamos un pico muy fuerte.

-En ese marco, ¿cómo se encuentra la situación hospitalaria?

-Es la premisa para nosotros. Siempre miramos la cantidad de camas, buscando este equilibrio entre lo sanitario, lo económico y lo social que es lo más cuesta. Por un lado tenés las presiones de las actividades, que están queriendo volver al ruedo y, por otro, que pensar en el personal de salud que está cansado, que lleva ocho meses al frente de la primera línea de batalla. Encontrar ese equilibrio es duro porque siempre hay algún reclamo, pero lo venimos encontrando y el Hospital, cruzo los dedos, viene bien y la clave es que no colapse.

-Azul se encuentra con el Hospital prácticamente colapsado, ¿se puede pensar en una ayuda como ocurrió con Laprida?

-Estamos viendo la situación de lo que ocurre en la región con preocupación, cómo antes se veía de esa forma a lo que pasaba en Olavarría. Estamos a disposición, pero también pensando que de un día para el otro se puede complicar la situación a nivel de camas.

Han pasado siete meses desde el comienzo de la pandemia. Si tuvieras que hacer un balance ¿cuáles fueron los aciertos y qué hubieses hecho de otra manera?

-Los primeros tres meses fueron los más duros a nivel económico y social pero no lo fue a nivel sanitario, porque no tuvimos casi casos. El otro día miraba cuantos casos teníamos en junio. Nos preocupábamos porque había doce positivos y hoy celebramos que tenemos 47 casos. Varió mucho desde lo psicológico también. Lo bueno del balance que hago es que el equipo había cambiado hacía solo tres meses pero se afianzó mucho el trabajo conjunto. Logramos en poco tiempo trabajar de memoria y fue muy positivo. Tener la gestión paralizada fue muy duro para todos. Arrancábamos un nuevo mandato y no pudimos avanzar en un montón de cuestiones. A nadie le había tocado gestionar en una pandemia y fuimos aprendiendo sobre la marcha, tomando decisiones. Nos hemos equivocado en algunas decisiones pero creo que el equipo de Salud estuvo a la altura y el resto acompañó bien. Destaco el trabajo del 100% de los trabajadores municipales. Todos comprometidos, incluso haciendo tareas que no habían hecho.

-De aquella famosa encuesta por Twitter sobre si había que flexibilizar la cuarentena ¿te arrepentís?

Por ahí fue un error pero ni lo llamaría así. Era algo que yo realmente pensaba y sigo sosteniendo. Nadie sabía cuánto iba a durar la pandemia. Era un momento de una salida, sin pensar en la vacuna porque sabíamos que aún no iba a llegar. En algún momento teníamos que pasar del aislamiento administrado al contagio administrado, pero siempre con la premisa que el gobierno nacional y provincial marcan el rumbo y había que acompañar. Sé que fui muy criticado, pero está bueno saber que pensaba la gente. Veníamos con una situación muy buena y justo ahí empezó el pico de junio, pero bueno, son cosas que siempre entran en el juego de la política. Pero estoy convencido que había que pensar entre todos como hay que hacerlo hoy, en el reinicio de las clases por lo menos para el año que viene. Hay que pensarlo. Si no está la vacuna los chicos ¿van a seguir sin clases?. Creo que la educación es esencial y hay que volver a las aulas pero hay que discutir el cómo. Son discusiones que hay que darlas.

¿Ya hay una agenda de pos-pandemia?

Al presupuesto 2021 lo pensando con un primer semestre sin la vacuna, por las dudas. Ojalá llegue la vacuna en diciembre pero va a ser difícil la logística, falta que se apruebe la fase 3. Hay un montón de cuestiones que nos hacen pensar que la vacuna quizás llegue recién en el primer trimestre del año que viene. Si llega en ese momento será para los esenciales y los adultos mayores. El resto de la gente va a seguir teniendo una cierta circulación del virus pero tenemos que lograr que los esenciales estén vacunados y puedan volver a la nueva normalidad. Nosotros preventivamente estamos armando una cámara de frío en el Banco de Leche con aportes de privados, de los clubes, de la rifa del Banco de Leche, con aportes del Municipio para tener una cámara de frío que pueda almacenar la vacuna y ser un centro de distribución. Es un momento de mucha incertidumbre y tenemos que estar a la altura de las circunstancias. Y también la gente se está empezando a relajar porque está viniendo la vacuna y entonces me relajo, me junto, no uso el tapabocas y ese es el peor error que podemos cometer. La gente está cansada del aislamiento, de no ver a la familia y mientras tanto tenemos que lograr que el sistema de salud no colapse.

-¿Tienen mediciones del impacto que ha tenido en la economía de Olavarría? ¿Ven signos de recuperación?

-Hay signos de recuperación. El primer número que miramos es el despacho de cemento. De abril a septiembre tuvo una diferencia del 154%. Abril fue el peor mes con una caída del 154%. Hoy tenemos un 17% menos con respecto a septiembre de 2019 pero todavía está por debajo de lo que era. La construcción está teniendo niveles muy altos y sabemos que los corralones están teniendo complicaciones para abastecer, no hay hierro. Muchas empresas están parando la producción porque no tienen insumos. Bienvenido sea que la construcción empiece a movilizar la economía. Hoy tenemos una situación mucho mejor a la de abril y mayo donde hubo una caída muy importante en la recaudación. Lo que pasa con el dólar también preocupa pero lo estamos viendo con cierto entusiasmo.

-Decidiste crear un Fondo de Fortalecimiento y Acompañamiento para aquellos sectores que tuvieron dificultades para trabajar en la pandemia. A la par, se dio en el Concejo una discusión por otro fondo que derivó en una Ordenanza. ¿Pueden convivir los dos fondos o vas a vetarla?

-Que convivan los dos fondos es difícil. Lo hablamos con la Unión de los Clubes. Hay algo muy profundo desde lo ideológico y trato de marcarlo para que los ciudadanos entiendan que los clubes, gimnasios y la gente que estaría alcanzada por ese fondo no quiere ser subsidiada y quiere trabajar. Esto de le saco al que más tiene y por ahí ese que más tiene puede tributar menos en Olavarría y termina siendo una pérdida para la ciudad.

Nosotros estamos buscando que las empresas extra locales, que vienen a trabajar pero no tienen sede, no facturan y se llevan muchos recursos, tributen en la ciudad y con eso ayudar a las instituciones que lo necesiten. Lo otro es sacarle a los que más tienen, a los que siempre aportan y generan empleo. Y no está claro el cómo, roza con lo ilegal porque son fondos afectados. Estamos terminando de evaluar y aún no está tomada la decisión pero lo que buscamos con la otra tasa es que lo que vienen a trabajar a la ciudad tengan que tributar.

Comentarios
Cargando...