La ex mujer de Claudio González contó todo: “fueron muchos años de angustia y de silencio”

Este martes por la mañana la madre de las dos menores que fueron víctimas de abuso del cantante Claudio González, Virginia Ringelmann, rompió el silencio y contó la pesadilla que vivió tras conocerse la denuncia en contra del musico por la que se encuentra preso en la Unidad 2 de Sierra Chica.

Virginia Ringelmann, estuvo en el programa “En Buena Compañía” que conduce Eduardo Lalanne por Cadena 103 y narró con crudeza lo sucedido y está probado ante la justicia por lo que González fue detenido.

La mujer destacó el trabajo de la justicia y la policía: “ocho pericias les hicieron a las nenas en este tiempo” y agregó que, “todas antes de la Cámara Gesell.”

Virginia Ringelmann: “Las nenas eran chiquitas, una de ellas era de jardín.”

Como lo supo

Ringelmann reveló que, una de sus hijas, “hace un tiempo lo hablo con sus amigos, ella no encontraba el espacio para decírmelo a mí.”

La mujer señaló que a González ella lo echó de casa, “el año pasado tras un episodio de violencia. Nosotras estábamos sometidas a la agresión física y verbal de él.”

“Una de las nenas se fue al campo con su mejor amigo y ahí vino la mayor de mis hijas a casa. Me dijo: “lo vi al abusador González y vine a contarte.” Así se enteró de todo.

Cuando la nena más chica llegó del campo vino y me dijo: “mamá lo quiero denunciar a Claudio. Ella no sabía que yo ya lo sabía.”

Sobre la rapidez de la justicia en actuar y detener a González la mujer dijo que, “esto fue rápido porque seguimos los pasos legales que había que seguir. Nosotros le dimos las herramientas a la justicia para que actúe como tiene que actuar.”

Dominada por la angustia y con la voz quebrada Ringelmann afirmó refiriéndose a González que, “ningún abusador dice que es culpable ni se va a sentir como culpable.”

Dominadas por el miedo: “la menor de mis hijas, cuando yo me separe me preguntaba si el iba a volver a la casa. Ella sabía que cuando él no tuviera más control en mi casa esto lo íbamos a hablar.”

“Mis hijas están contenidas, hay espacios de apoyo. Se sienten acompañadas por mujeres y varones.”

“Nunca callarse”

La ex mujer de González y madre de las víctimas señaló que, “el peor error en estos casos es callarse la boca. El silencio es complicidad. Fueron muchos años de angustia y de silencio. Una vez que ella me lo contó sintió que tenia ganas de gritarlo a los cuatro vientos.”

Siempre hay que alzar la voz, nunca callarse, no te tienen que maltratar. El abusador no es solo abusador sexual. Una vez que se marcan a uno de estos se lo estas advirtiendo a otras posibles víctimas.”

Por último, la mujer señaló en referencia a la denuncia que efectuaron las víctimas que, “estoy orgullosa de mis hijas, siempre hay que decir la verdad. Se puede ser feliz sin pedir permiso a nadie.”

“Uno no le abre las puertas de su casa a un abusador y les deja a sus hijas para que las cuide. Un abusador no se muestra como tal.”

“Mi hija no salía ni a la vereda por miedo, ellas estaban presas no él. Espero que pague con tiempo dentro de la cárcel.”

Comentarios
Cargando...