Recitales por Streaming: una experiencia poco explorada que podría explotar con el Indio

El músico planea hacer un recital vía internet, un método que ya utilizaron Metallica y Red Hot Chili Peppers. En la Argentina, una plataforma intentó captar ese mercado pero cerró dos años después. Solari estima que tendría más de un millón de espectadores.


Una nota de Tiempo Argentino

Pocas dudas caben de que  la tecnología del streaming vive días de constante expansión en el contexto sin fronteras delineado por internet. Con ese marco como factor predominante, no son pocas las empresas y proyectos que trabajan en plataformas específicas para lograr que el mundo de la música finalmente pueda colonizar – de manera habitual, claro está – ese aspecto específico de las transmisiones vía internet. La idea es clara: lograr que quién quiera asistir a un concierto en vivo pueda hacerlo de manera convencional, pero lo que centralmente se busca es que quien desee experimentar de una propuestadesde la comodidad de su casa también pueda hacerlo, tal como si estuviese en el lugar mismo donde se realiza.

Lo que eventualmente funciona en el exterior con algún concierto particular (con transmisiones en vivo de shows o festivales específicos), en nuestro país transcurre por intentos que lejos están todavía de materializares de manera efectiva (y sobre todo en el tiempo), fundamentalmente debido a costos de transmisión que no posibilitan la llegada masiva de espectadores.

Localmente fue el propio Indio Solari quien sostuvo la posibilidad de presentarse a futuro “via streaming”, sobre todo ante la imposibilidad de seguir presentándose en vivo por problemas físicos y por la cantidad de público que acude a sus shows. La primera vez que lo mencionó fue en 2017, luego de la muerte de dos fans en su hasta el momento último concierto, la Misa Ricotera celebrada el 11 de marzo de 2017 donde además hubo 50 heridos.

El domingo 12 de mayo pasado y con el marco de referencia de la presentación de Recuerdos que mienten un poco, su reciente autobiografía, la instancia del streaming como recurso de sus nuevos proyectos volvió a la superficie. “Estoy dibujando otra vez y escribiendo una cosa, no voy a decir mucho. Siempre tengo proyectos, porque siempre hay gente que te propone cosas. También va a parecer una página web mía, que es para la gente, y en donde voy a hablar de teatro, política, y habrá algún streaming que haré con los músicos, si se puede, porque hay que contratar a una empresa extranjera, calculan un millón de personas conectadas, es muchísimo, y Vorterix no puede”, recalcó Solari. Queda claro entonces que el proyecto de un concierto vía internet continúa en carpeta del ex Redondos.

En términos de antecedentes directos de transmisiones de streaming, el show que brindó y transmitió Metallica desde la Antártida constituyó una de las primeras audiencias masivas de ese tipo de tecnología. Celebrado en 8 de diciembre de 2013, el concierto transmitido desde la base argentina Carlini fue visto por millones de personas alrededor del mundo, y su costo de transmisión-un factor importantísimo para llevar a cabo este tipo de eventos- fue subvencionado enteramente por la gaseosa más popular del mundo.

El más reciente caso de transmisión de este tipo se dio el 15 de marzo pasado. Los Red Hot Chili Peppers se presentaron en Egipto, concretamente en las Pirámides de Giza. El concierto fue transmitido de manera gratuita y en directo por la página web de la banda que registró más de un millón de visitas durante todo el evento.

En nuestro país la relación con el streaming es bastante sinuosa, y aunque hubo intentos que nacieron con toda la pompa, lo cierto es que lejos estuvieron del éxito. Sin ir más lejos, y en una acción destinada a captar el espacio ligado para los pioneros, la plataforma Pleyou nació en 2016 con la intención de ofrecer un catálogo de conciertos y documentales de bandas y solistas, pero con obvio foco puesto sobre los conciertos en vivo. Pleyou apuntaba a conseguir unos 100.000 suscriptores en el primer año de su formación, pero el proyecto que anticipaba contar con shows en directo y también celebrados festivales como Coachella o Creamfields, fracasó unos dos años más tarde.  Hoy la apuesta sigue abierta, y tanto en global como en lo local, la inexistencia de una plataforma de streaming que ofrezca conciertos en vivo sigue siendo una experiencia que deberá esperar tiempos mejores.

Comentarios
Cargando...