Octubre Rosa: mes de sensibilización sobre el cáncer de mama

Si se diagnostica tempranamente, en más del 90% de los casos, es curable.


El mes de octubre fue establecido por la OMS como el “Mes de concientización sobre Cáncer de Mama». Por ello, desde el Municipio, junto a LALCEC, Ola Rosa y demás instituciones, desde este lunes se lanza la campaña “Octubre Rosa” (color que conmemora a aquellas mujeres que transitan o transitaron el cáncer de mama), mediante la cual se hace hincapié en la importancia tanto de prevenir la enfermedad, como de mantener al día los controles médicos para registrar de forma temprana cualquier anomalía, lo que permita llegar a un diagnóstico certero y al tratamiento adecuado.

En este contexto, durante todo el mes próximo, se realizarán controles de salud en los CAPS, así como también mamografías y ecografías en el Hospital Municipal “Dr. Héctor M. Cura”.

En paralelo, del 17/10 al 20/10 se llevarán a cabo controles en LALCEC Olavarría (turnos al 428280). Finalmente, en el servicio de Ginecología del Hospital, de 8 a 12 horas del 23/10 al 27/10 y del 6/11 al 10/11 se realizarán los estudios pertinentes.

Cáncer de mama: todo lo que hay que saber

La instructora de la Residencia de Diagnóstico por Imágenes en el Hospital Municipal “Dr. Héctor M. Cura”, Dra. Agustina Sallías; brindó información muy esclarecedora en relación al cáncer de mama: respondió a preguntas frecuentes, derribó algunos mitos e incluso ofreció datos poco conocidos acerca de la enfermedad.

“El cáncer de mama es una enfermedad en la cual las células de la mama se multiplican sin control. Comienza en la glándula mamaria y, si no es detenido a tiempo, puede invadir tejidos vecinos, como los ganglios linfáticos regionales de la axila y también otros órganos del cuerpo” explicó la profesional.

Respecto a la sintomatología, aclaró que, “en los estadios iniciales, el cáncer de mama es asintomático (es decir, que no presenta síntomas). Por eso son tan importantes los controles anuales, e insistimos tanto en ello. Cuando da síntomas, estos pueden manifestarse como un bulto en la mama, una zona endurada en la mama, cambios en la piel como enrojecimiento, retracción del pezón y también derrame por el pezón, que en este caso va a tener contenido hemático (es decir de sangre), o también puede manifestarse como un bulto en la axila”.

Es importante recalcar sus posibilidades de curación: si se diagnostica tempranamente, en más del 90% de los casos, es curable.

Ahora bien, ¿Quiénes pueden desarrollar cáncer de mama? Tal como explica la Dra. Sallías, “todas las mujeres. Se calcula que una de cada 8 mujeres que hayan llegado a la edad de 75 años puede tener un cáncer de mama. Por eso es tan importante cumplir con los controles regularmente”.

Sin embargo, y es importante destacar este punto, plantea la profesional: “Si bien el cáncer de mama es mucho menos frecuente en varones, estos también pueden padecerlo”. En relación a ello, aclara, “Por cada 100 casos de cáncer de mama en mujeres, hay un varón que va a desarrollar la enfermedad”.

“Los hombres no tienen indicación de estudios anuales, pero sí deben estar atentos y consultar a tiempo. Y consultar a tiempo en ellos es a veces lo más difícil, porque lamentablemente no hay conocimiento de que el varón puede tener cáncer de mama.  Por eso es tan importante la difusión”.

“En el caso de las personas trans, independientemente de los genitales que tengan, como se hormonizan, tienen indicación de estudios mamarios anuales”, subrayó.

En relación al método más adecuado para detectar alguna anomalía en las mamas, compatible con un cáncer, Sallías explicó que el método más efectivo es la mamografía. “La mamografía es el único método que ha demostrado disminuir la mortalidad del cáncer de mama, por es no es reemplazable por otro método de estudio”.

¿Cuándo comenzar a controlar? En respuesta a esta pregunta, la profesional detalló: “En el caso de las mujeres sin antecedentes y sin síntomas, se recomienda una mamografía anual a partir de los 40 años, con complemento ecográfico. También se puede realizar una mamografía de base a los 35 años en caso de tener síntomas o antecedentes familiares. En este último caso es importante hablar con el medico que te atiende, sobre cuándo y con qué método comienzan los controles. Esto a veces va a definir si los controles tienen que empezar antes de los 40 años”.

“También, muchos me preguntan cuándo es la edad de finalización de los estudios. No hay edad de finalización. Depende de como esté la mujer,  de su estado de salud. Tenemos pacientes de más de 80 años a quienes les hacemos mamografías, están perfectas. Si hay algún tratamiento, si se encuentra algo, es un motivo para seguir indicando mamografía”, aclaró.

¿Qué pasa con el autoexamen? “El autoexamen nos permite estar atentas – destaca Sallías – pero de ninguna manera va a reemplazar ni los controles ni los estudios mamarios anuales. Sirve para conocernos y estar atentas entre estudio y estudio. Lo más recomendado es realizarlo una vez por mes, en el día 8 del período, si las mujeres aún lo tienen, o elegir un día al mes específico en caso de las mujeres que ya no menstrúan”. “Quizás el mejor momento para hacer el autoexamen mamario es mientras una se está duchando; después mirar frente al espejo, levantar los brazos y ver cambios en la piel, el pezón, si hay alguna retracción, etc.”, añadió.

El diagnóstico de cáncer de mama, explica la profesional, puede confirmarse mediante una biopsia mamaria, “que se realiza con el método que mejor se vio la lesión. Si hay micro calcificaciones, se realiza por mamografía, si se vio un nódulo, va a ser mejor por ecografía”.

En cuanto a grupos / factores de riesgo a tener en cuenta: “la verdad que la mayoría de las veces se desconocen las causas que provoca el desarrollo de la enfermedad. Pero investigaciones científicas han identificado factores que aumentan estas probabilidades, así como también aquellos hábitos que contribuyen a reducir el riesgo de cáncer de mama. Hay factores que no se pueden modificar, como ser mujer, la edad (a mayor edad mayor riesgo de contraer la enfermedad), y los antecedentes familiares. Pero sí hay factores modificables que podemos controlar para reducir las probabilidades de desarrollar la enfermedad, como sobrepeso, falta de ejercicio, alcohol y tabaco. Por eso se aconseja llevar un estilo de vida saludable, y adoptar hábitos que contrarresten los factores de riesgo modificables, como mantener un peso adecuado, hacer ejercicio, limitar consumo de alcohol, no fumar, mantener una dieta variada y nutritiva”.

En cuanto al tratamiento, explica Sallías, “lo que se busca es incrementar la sobrevida de las pacientes con procedimientos en lo posible menos invasivos y personalizados, por eso no hay un único tratamiento, depende de la mujer. El tratamiento dependerá de cada caso en particular y puede incluir una o varias opciones. El esquema terapéutico comprende tres soportes: cirugía, radioterapia y un tratamiento sistémico, que incluye quimioterapia y hormonoterapia. La duración y el tipo de tratamiento dependerán del caso, de cada mujer”.

Asimismo, en relación a esta temática, la profesional se refirió a la mastectomía. “La mastectomía es cuando se extirpa totalmente la glándula mamaria. Esto no siempre se requiere, existen muchas cirugías conservadoras. A veces es necesario, pero como dijimos el tratamiento es personalizado. Puede ser utilizada la mastectomía como un tratamiento curativo en caso de tener cáncer de mama o para prevenir la enfermedad, en mujeres con alto riesgo de enfermedad genética, como el caso de Angelina Jolie”.

Derribando mitos

  • ¿La mamografía duele?

“No. La mamografía no es dolorosa, quizá si un poco incómoda. Es importante, como consejo, ir tranquilas, con ropa cómoda, y evitar concurrir a hacerse el estudio en los días del período o menstruación, ya que las mamas están más sensibles. Si duele hay que avisar al técnico y revisar la posición”.

  • ¿La mamografía es reemplazable por ecografía?

“No. Pero es importante saber que ambas se complementan, por lo que después de una mamografía te pueden pedir una ecografía. Importante: Si bien es un complemento en las mujeres mayores de 40, en las mujeres menores de 35 la ecografía es el primer método de estudio.

La ecografía se usa por varias razones, por ejemplo en mamas que son densas, cuando tienen mucho más tejido y resulta más difícil evaluarlas por mamografía; en pacientes con antecedentes familiares, pacientes operadas, la ecografía es una práctica recomendada para usar como complemento luego de una mamografía”.

  • ¿La mamografía produce cáncer?

“No. La mamografía es una radiografía de mamas que utiliza baja dosis de radiación”.

  • ¿Se pueden realizar estudios mamarios durante la lactancia?

“Si. Se puede, tanto mamografía como ecografía. Lo que es importante es vaciar las mamas antes de ir, obviamente para mejorar la visualización y disminuir la incomodidad. Porque si te aprietan y hay mucho contenido de leche va a molestar. Eso es importante porque ahora se ha prolongado mucho la maternidad, entre el año de embarazo y de lactancia se pierden mucho tiempo en hacer controles. Entonces, ni bien el medico lo considere, se pueden retomar los estudios de rutina. Aun en lactancia”.

  • ¿Si hay implantes mamarios se pueden realizar los estudios?

“Si. Se pueden realizar estudios, tanto mamografía como ecografía. Siempre avisar al técnico, porque puede realizar alguna técnica especial para hacer una mamografía con el implante y correrlo un poco hacia atrás y hacer una mamografía sin el implante. Eso en el caso de pacientes con volumen mamario, si tienen prótesis por reconstrucción mamaria por cáncer de mama, ahí si no es necesario correr el implante”.

  • ¿El cáncer de mama es hereditario?

“No. Primero es importante recordar que en más de los 85% de los casos de cáncer de mama son esporádicos, es decir que no tienen antecedentes familiares, por eso es importante que el control anual y estudios mamarios anuales los hagamos todos. Los antecedentes familiares son factores de riesgo no modificables que elevan el riesgo de cáncer de mama, pero eso no quiere decir que sí o sí se contraiga la enfermedad si un familiar la tuvo.

Es importante consultar al médico si hay antecedentes de cáncer de mama en la familia, para que defina desde qué edad y con qué periodicidad se deben hacer los controles y estudios mamarios. Hay que acordarse de comentar tanto antecedentes maternos como paternos. Existe un porcentaje muy bajo de cáncer de mama por mutación genética, que solo el 5% que tiene este gen tiene un alto riesgo de contraer cáncer de mama, como por ejemplo es el caso, que fue tan conocido, de Angelina Jolie. Hay muchos casos de cáncer de mama y en edades tempranas, menores a 45 años”.

Comentarios
Cargando...