Fue sobreseída tras haber comprado semillas de cannabis para uso medicinal


 El Juzgado Federal Nº 3 de Mar del Plata sobreseyó a Ivana Martínez, una mamá que había comprado semillas de cannabis por Internet a un sitio español, con el fin de elaborar aceite medicinal para su hija de 7 años. Lo curioso del fallo, es que se basó en la Ley de Cannabis Medicinal, la 27.350, y no en la Ley de Estupefacientes, la 23.737, pese a que ella había sido denunciada por contrabando y ejercicio ilegal de la medicina.

Haber basado los argumentos de la sentencia en el cuerpo de esta norma y en investigación y evidencia médica podría ser considerado un precedente, o al menos una apertura de la Justicia para enmarcar este tipo de causas, que en la mayoría de los casos no terminan con sobreseimiento, sino con expedientes en espera que van de una cámara a otra y con personas detenidas y un par de plantas incautadas. 

La defensora pública oficial Natalia Castro, en su presentación en defensa de la actuación de Martínez, se basó en la mencionada ley 27.350 y citó al médico Carlos Alberto Magdalena, médico neurólogo infantil del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez de Capital Federal, quien destacó que “se le conocen más de 45 aplicaciones medicinales: desde Epilepsias Refractarias y Encefalopatías Epilépticas con grave deterioro neuropsíquico, pasando por niños portadores de TEA, especialmente aquellos casos más severos con importante componente disruptivo conductual, con elevado padecimiento individual y familiar”. 

Haciéndose eco del planteo de la defensora, el juzgado consideró que “han existido varios amparos de personas que han recurrido a la justicia a reclamar por la provisión de aceite de cannabis a partir de la sanción de la Ley 27.350 y que ese derecho les ha sido reconocido por los tribunales argentinos”. Así, entendiendo que estaba en juego la salud y bienestar individual de la niña frente a bienes jurídicos supraindividuales de menor jerarquía, el juez de grado optó por el sobreseimiento de la mujer.

La historia 

“En octubre 2018 compré las semillas y un año después, en octubre 2019 me llegó la citación para el juzgado”, contó a DIB Ivana Martínez. “Las semillas habían llegado a la aduana argentina donde fueron incautadas, porque la compra es España se puede hacer pero acá no”, expresó. “Yo declaré que las semillas se habían comprado para poder hacer acetite para mi hija, para poder cultivar, ya que ella empezó a tomar aceite en 2016 y aún sigue tomando”, expresó. 

Por fortuna, Martínez contó con asesoramiento de dos abogados, Luis Osler y Luz Juliano, especializados en este tipo de casos vinculados al uso de cannabis, y la defensora oficial pudo lograr un fallo inédito basado en la ley de cannabis. 

“Yo había llevado a mi hija al neurólogo a los 4 años, quería medicarla y no quise y ahí me interioricé con otras mamás de Mar del Plata sobre el tema”, contó Ivana. “Ella empezó tomando la medida de medio grano de arroz de aceite y los cambios fueron muy notorios y rápidos”, confió, y subrayó: “Yo sé que no es una cura, ella hace otras terapias como psicología, psicopedagogía, pero esto es como un empujón que la ayuda a resolver situaciones con más rapidez”, precisó. (DIB) AR

Comentarios
Cargando...