El Gobierno de Vidal analiza modificaciones en las designaciones del Tribunal de Cuentas de la Provincia

vidal
En el gobierno bonaerense se sigue con profunda inquietud el desarrollo de la dura pelea interna que se desarrolla en el Tribunal de Cuentas. La polémica que envuelve al presidente y uno de los vocales que viene afectando el funcionamiento del organismo, es motivo de análisis en la administración de María Eugenia Vidal donde empiezan a surgir voces críticas sobre un episodio inédito en uno de los organismos de control.
El presidente Eduardo Grinberg mantiene un duro enfrentamiento con uno de los vocales, Héctor Giecco, disputa que se agudizó en las últimas horas a partir de una decisión adoptada por el titular del Tribunal. Según pudo saberse en fuentes seguras, Grinberg designó al relator mayor de la vocalía de Giecco a través de una resolución que seguramente generará más polémica. Dispuso nombrar a Carlos Basile, con lo que virtualmente dispuso una suerte de intervención en la vocalía que trabaja en las cuestiones vinculadas a los gastos de los municipios.
La disputa entre Grinberg y Giecco tiene que ver, justamente, con la resistencia del presidente a designar a un funcionario propuesto por el titular de la vocalía municipal. Allí se profundizó una pelea que en las últimas horas derivó en la difusión de nombres de varios parientes designados por los funcionarios del Tribunal en cargos jerárquicos.
Ahora, en el gobierno estarían analizando retomar un viejo esquema: el de generar vacantes en el Tribunal de Cuentas. De esa posibilidad se habló, y mucho, no hace tantas semanas, cuando se especuló con la posibilidad del desembarco de un dirigente massista en una de las vocalías. También se mencionó un posible reemplazo de Grinberg. De todas maneras, no se trata de un trámite sencillo: estos funcionarios tienen estabilidad en el cargo, por lo que sus salidas sólo podrían darse por enjuiciamiento o un acuerdo que contemple a los propios involucrados.
 
 

Comentarios
Cargando...